El navegador que utiliza no soporta el javascript

Síguenos en

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterSíguenos en Google+

Cuando el amor se ausenta

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

Amalia dobló en cuatro la hoja de papel que tenía en sus manos, no podía continuar leyendo, laslágrimas se lo impedían, serró los ojos y apretó la carta contra su pecho como tratando de trasmitirle a su corazón lo que está escrito en aquella hoja.   Meditando, recordó claramente aquel día en que su hermano al ser promocionado en su trabajo en una compañía minera internacional de prestigio; fue designado a ocupar la jefatura de una de las filiales de provincia en el interior del país; decidieron viajar con su esposa acompañado de sus dos menores hijos, dejándola a su cuidado a la pequeña Dorita de apenas seis añitos.

Nadie que no haya pasado aquella tan terrible y triste experiencia comprenderá lo difícil y doloroso que fue inicialmente para Dorita ser separada en forma repentina  de su mamá, sus hermanos y especialmente de su querido padre, quien en todo momento le demostraba amor, quizá por ser la única mujer entre sus hijos; constantemente la preguntaba   -¿quién es la luz de mis ojos?; -¡yo! respondía alegre, estrechándola fuertemente entre sus brazos.

Para no causarla mayor tristeza, decidieron viajar mientras se encontraba en la escuela, ese día su tía Amalia fue a recogerla, caminaron tomados de la mano, ella hablaba la niña no prestaba atención estaba contraída pensando en el viaje de su papá; presentía que al llegar a casa ya no la encontraría cosa que así ocurrió; lloró inconsolablemente, pensaba que nadie la quería, tuvo la sensación de que el cielo se le caía sobre si y lloró hasta quedarse dormida.

La Tía Amalia, quien vivía sola y sin hijos, desde aquella fecha, asumió el rol de madre con mucho amor, brindándola atención exclusiva, cariño y ternura que poco a poco la hizo olvidar el dolor de vivir sola sin el amory el cariño de sus padres.   Esporádicas eran las ocasiones que la visitaban y le pareció que en cada visita les extrañaba menos; la niña procuraba estar siempre al lado de tía Amalia apoyándola en todo lo que podía o simplemente regocijándose con su ternura, su voz y sus gestos maternales.  

Así pasaron los años; en varias ocasiones cuando sus padres quisieron llevarla con ellos se opuso rotundamente, aducía motivos de estudios por no decir que la razón principal era el amor que sentía por tía Amalia. Culminó sus estudios, se graduó; tía Amalia siempre a su lado, preocupada por sus problemas, atenta a susconfidencias, festejando sus logros. Sin lugar a dudas ella era la hija que nunca tuvo, aunque tampoco tuvo la oportunidad de casarse.

Cuando su madre quiso recuperar su amor Dorita no podía o no sabía cómo corresponderla, ella no perdió una hija, pero perdió ese sentimiento tan noble y puro que liga entre hija y madre, ese sentimiento que crece cada segundo con cada gesto, con cada sonrisa, con cada palabra de amor. En la actualidad sus padres viven en una ciudad muy importante en el interior del país, donde vive Tía Amalia, jubilados reciben una pensión del estado, Dorita y sus hermanos viven en la capital de la república ejerciendo sus respectivas profesiones. Constantemente ella viaja a verlos preocupándose por la salud y bienestar de todos.

En sus visitas Dora siempre trata de llegar primero a la casa de sus padres, pero una fuerza extraña muy poderosa le hace cambiar de rumbo a último momento y llaga primero a la casa de la tía Amalia. La semana pasada cumplió 71 años, por motivos de trabajo no fue posible el viaje de Dora como es su costumbre; la envió el regalo que siempre tía Amalia deseó acompañada de una nota que decía: “Querida tía Amalia hoy en el feliz día de tu natalicio recibe mi saludo cariñoso … como comprenderás que circunstancias ajenas a mi voluntad me impiden estar a tu lado… esta nota debí haber iniciado diciendo Querida Mamá, porque realmente eso es lo que eres para mi… como olvidar tu amor, tu cariño, tu bondad, como olvidar el enorme sacrificio que hiciste para que yo fuera lo que soy, siempre recuerdo y comento aquel gesto tan maternal y noble de tu parte; cuando me enviaron a esa lejana ciudad a trabajar por primera vez, un lugar que no conocíamos y tú me acompañaste, sin esperar ninguna retribución… hoy trato de ser como tú y hacer lo que tú hiciste por mí… solo me resta decirte gracias mamita yfeliz cumpleaños…”  

Amalia continuó llorando, pero la emoción y la dicha contenida en su alma la hacían inmensamente feliz. 

Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 10 sobre 10)
Autor: Dámaso BERNAL SAYES
Enviado por damaquito - 03/04/2012
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar