El navegador que utiliza no soporta el javascript

Síguenos en

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterSíguenos en Google+

El primer amor nunca se olvida

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

El primer amor nunca se olvida… dijo mi amigo Juan con nostalgia, luego prosiguió –tendría por aquel entonces unos dieciséis años, estudiaba la secundaria en el Colegio Juan M. Iturregui de mi querida Lambayeque donde por vez primera supe lo que es amar, supe también lo que esser amado. Amé y creo hasta la idolatré por su calidez, su ternura, su sencillez, su belleza y encanto de mujer norteña. Amor de estudiante en esos tiempos eran amores secretos, verse a escondidas entre los follajes y los arbustos, con el temor de ser descubiertos por familiares y luego sufrir los castigos y represalias, prodigarnos temerosas caricias y besos fugaces era para mí como alcanzar la gloria.

Estaba descubriendo ese sentimiento tan noble y puro que hacía palpitar mi corazón con solo mirarla aunque sea de lejos; cuando me regaló una sonrisa y sutilmente bese sus labios por primera vez luego de muchísimo tiempo de espera, me sentí el ser más feliz sobre la tierra. Ella un poco mayor que yo, ya había culminado sus estudios de secundaria y se preparaba para postular a la universidad, soñaba con ser enfermera.

Mi tierra, sin exagerar, debió llamarseParaíso, porque creo que el Edén que Dios creó modestamente debe ser Lambayeque, lugar situado en la costa norte del Perú, regado por los ríos La Leche y El Rio Lambayeque, tierra muy generosa en la agricultura donde produce la jugosa y rica caña de azúcar que es empleada en la gran industria, el algodón que por su calidad es exportado a muchos países; el arroz que constituye el sustento básico en la alimentación de la población y de la capital de la republica; la gran variedad de frutas como la huaba, chirimoya, mango, naranja y especialmente los jugosos limones son algunos de los que productos que abundan en la región.

Bañada por el Océano Pacífico, con amplios y bellos balnearios, como la caleta de Pimentel y San José, atracción obligada de turistas que llegan en épocas de verano poblando sus playas con atractivas mujeres quienes al degustar los excelentes, apetitosas y variados platos típicos como el ceviche de chinguirito, el seco de cabrito con frejoles, el arroz con pato, el espesadito, la rica chicha de jora, etc., quedan sencillamente maravilladas.

El poblador Lambayecano humilde y de corazón muy noble, alegre y jaranero, con guitarra en mano hacen vibrar los corazones de las bellas mujeres quienes gozan bailando la alegres marineras, especialmente la “Chiclayanita”; son agricultores por excelencia, también se desempeña en la pesca y la artesanía, cuna del Señor de Sipan, en cuya tumba se hizo el hallazgo de la más importante arqueología mundial al descubrir junto al personaje principal joyas de oro puro de incalculable valor, debelando así la suntuosidad, majestuosidad y el misterio del hombre antiguo del Perú.

Un domingo por la tarde con el pretexto de jugar futbol con mis amigos, salí de mi casa y me dirigí a la espalda del estadio Leguía donde tenía una cita con mi amada, cruzando la Panamericana por el barrio Ramón Castilla y la Villa Militar, nos dirigimos al río La Leche, en un lugar muy discreto entre los arbustos hicimos nuestronidito de amor. En ese paraíso que fue solo de los dos, decidimos simular a Adán y Eva, prodigándonos las caricias y los besos que jamás nos habíamos dado antes; aplacando nuestra sed febril de amor y pasión juvenil.

Mientras las frescas aguas del río nos invitaban a su lecho; “Adán y Eva” no se resistieron y plácidamente gozamos de su frescura, calmando la temperatura que brotaban a raudales por nuestros poros. Perdimos la noción del lugar y el tiempo, al percatarnos ya se nos había hecho demasiado tarde, fuimos en busca de nuestras ropas; ¡oh sorpresa!, ¡No estaban en el lugar donde los habíamos dejado! Solo atinamos a mirarnos mutuamente, buscando hallé mi camisa que al ladrón se le había caído y nada más, ella comenzó a llorar desconsoladamente, temerosa del carácter autoritario de su padre y de los azotes sin cesar; imaginaba a su madre recriminándola airadamente a cada instante. 

Yo solo la consolaba arrullándola en mi pecho tratando de entibiar su cuerpo que tiritaba no sé si de temor o frío, esperamos que las horas pasaran y retornar a nuestras casas lo más tarde posible cuando las calles estuvieran desiertas. La llevé hasta la puerta de su casa, luego a toda velocidad como un loco tratando de cubrir mi desnudez como podía,  crucé las calles desérticas, corría y me paraba mirando a todos lados, parecía un “huerequeque”; ya en casa note a papá y mamá que me esperaban preocupados pensando en lo peor que pudo haberme ocurrido; cuando les explique que había sido víctima de los ladrones mi madre no me creyó, mi padre más comprensivo dijo que me fuera a mi dormitorio y que por la mañana hablaríamos, esbozo una leve sonrisa lo cual me dejó la percepción que mi viejo si me había comprendido.   Siempre recuerdo a mi primer amor, ese amor con quien aprendí a amar, ese amor que me dio toda su inocencia y ternura, ese amor que me enseñó a acariciar sucorazón con el mío- finalizó mi amigo.  

Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 10 sobre 10)
Autor: Dámaso Bernal Sayes
Enviado por damaquito - 20/03/2012
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar