El navegador que utiliza no soporta el javascriptExt1 - Google Tag Manager

Síguenos en

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterSíguenos en Google+

Unas maneras perdidas

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

Ayer mientras caminaba por una calle de la ciudad de regreso a casa pude ver una de esas situaciones que producen un cambio, un pequeño destello en la conciencia que nos indica que eso es especial y también lo es el fijarse en ello.

Un señor de unos casi sesenta años y con buen aspecto que me recordó a mi padre, pedía dinero en la calle, sentado contra la pared de un edificio sin molestar, algo se podía leer en un trozo de cartón una simple frase rezaba: ayúdenme por favor.

Yo no lo ayudé y me consta que mucha de la gente que por ahí pasó tampoco lo hizo, muchas de esas personas ni siquiera sentirían un poco la tristeza.

Una niña de unos cuatro años fue directamente hacia el señor con la mayor de las sonrisas pues el hombre pedía ayuda y ella se la tendía sin reservas, ya se podía sentir humana pues le había ayudado: Le había dado una moneda y le había recordado como era el calor de una sonrisa que también alimenta, pero a la esperanza.

 No sabía aquella niña al mundo que salía, no sabía de lo injusto, de la pena, del dolor, no tenía ni idea de la tristeza y sin embargo sabía más de ella que cualquiera de los que estábamos alrededor.

En ese momento me preguntaba yo cuando era que dejábamos de ser así, como una niña de cuatro años, que no podía dejar de sentir toda la tristeza del mundo reflejada en una persona que lo pasa mal y pide ayuda.

Me preguntaba como éramos capaces de seguir con nuestras vidas, como vestidos con la indiferencia más cotidiana no llorábamos porque esas cosas eran normales.

Si no lo sentíamos de verdad, si realmente nos daba igual esa persona como tantas otras nos importan poco y poco importará su sufrimiento sería entonces mejor que revisáramos nuestros principios y basamentos éticos, cívicos o como cada cual los quiera llamar en pos de aprovechar al máximo las virtudes del género humano aunque a algunos les dé por relativizarlas.

Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 6 sobre 10)
Autor: Javier Diz Casal
Enviado por ratosinho - 13/11/2011
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar