El navegador que utiliza no soporta el javascript

El secreto de la felicidad

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

 

Cierto mercader envió a su hijo con el más sabio de todos los hombres para que aprendiera el Secreto de la Felicidad. El joven anduvo durante cuarenta días por el desierto, hasta que llego a un hermoso castillo, en lo alto de una montaña. Allí vivía el sabio que buscaba.   Sin embargo, en vez de encontrar a un hombre santo, el joven entró en una sala y vio una actividad inmensa; mercaderes que entraban y salían, personas conversando en los rincones, una pequeña orquesta que tocaba melodías suaves y una mesa repleta de los mas deliciosos manjares de aquella región del mundo.

El sabio conversaba con todos, y el joven tuvo que esperar dos horas para que lo atendiera.   El sabio escuchó atentamente el motivo de su visita, pero le dijo que en aquel momento no tenía tiempo de explicarle el Secreto de la Felicidad. Le sugirió que diese un paseo por su palacio y volviese dos horas más tarde.  

–Pero quiero pedirte un favor –añadió el sabio entregándole una cucharita de té en la que dejó caer dos gotas de aceite-. Mientras caminas, lleva esta cucharita y cuida que el aceite no se derrame.   El joven comenzó a subir y bajar las escalinatas del palacio manteniendo siempre los ojos finos en la cuchara. Pasadas las dos horas, retornó a la presencia del sabio.  

–¿Qué tal? –preguntó el sabio– ¿Viste los tapices de Persia que hay en mi comedor? ¿Viste el jardín que el Maestro de los Jardineros tardó diez años en crear? ¿Reparaste en los bellos pergaminos de mi biblioteca?  

El joven, avergonzado, confesó que no había visto nada. Su única preocupación había sido no derramar las gotas de aceite que el Sabio le había confiado.  

–Pues entonces vuelve a conocer las maravillas de mi mundo –dijo el Sabio– No puedes confiar en un hombre si no conoces su casa.   Ya más tranquilo, el joven tomó nuevamente la cuchara y volvió a pasear por el palacio, esta vez mirando con atención todas las obras de arete que adornaban el techo y las paredes. Vio los jardines, las montañas a su alrededor, la delicadeza de las flores, el esmero con que cada obra de arte estaba colocada en su lugar. De regreso a la presencia del sabio, le relató detalladamente todo lo que había visto.   –¿Pero dónde están las dos gotas de aceite que te confié? –preguntó el Sabio.  

El joven miró la cuchara y se dio cuenta de que las había derramado.  

–Pues éste es el único consejo que puedo darte –le dijo el más Sabio de los Sabios–. El secreto de la felicidad está en mirar a todas las maravillas del mundo, pero sin olvidarse manca de las dos gotas de aceite en la cuchara.  

Texto extraido de "El Alquimista".

Vota:
Resultado:
(6 votos: promedio 10 sobre 10)
Autor: Paulo Coelho
Enviado por damaquito - 25/04/2011
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
1) wicca7 dijo...
wicca7
Muy bueno Damaquito, gracias por compartirlo. En este último tiempo no he podido escribir, me duele el brazo derecho; pero al menos puedo leer...saludos cariñosos para tí y que tengas felicies pascuas... Sonrisa
 0   0  wicca7 - [21/04/2011 19:42:47] - ip registrada
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar