El navegador que utiliza no soporta el javascriptExt1 - Google Tag Manager

Síguenos en

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterSíguenos en Google+

El fabuloso rescate de la vaca voladora

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

Un cuentito para los mas chiquitos



Las aventuras de papá oso y su osito bebé

Esa mañana, como todas las mañanas de sol radiante, papá oso y Ramiro, su osito bebé, paseaban de la mano por el bosque. Iban cantando, saltando y jugando carreras, aunque como Ramiro era muy rápido siempre dejaba a papá oso atrás.
Reían felices, cuando de pronto desde un montón de pasto que había cerca de un viejo árbol escucharon una voz chiquitita que les dijo: “Buenos días, ¿Cómo dicen que les va?” . Papá oso frunció su frente, tratando de ver de quien se trataba mientras que con su brazo grandote escondía a Ramiro detrás de él, para protegerlo.
Sin decir más y como papá oso no podía ver quien hablaba preguntó con voz de trueno: “¿Quién anda ahí?, ¿Quién se atreve a molestar el paseo que estoy dando con mi osito?” Perdón, papá oso, soy yo, dijo la vocecita, doña hormiga, ¿Cómo dice que les va?
Hola doña hormiga, dijo papá oso contento dejando que Ramiro, curioso, se asomara entre los pastos para verla.
¿Qué anda haciendo Ud. doña hormiga?, mire si no me avisa y la piso, entonces en vez de doña hormiga iba a quedar doña puré de hormiga!!!
No, papá oso, lo que sucede, dijo la hormiguita, es que salí de mi casita para avisarle que tenga cuidado con Ramiro, ya que en el bosque están pasando cosas raras...
¿Cosas raras?, dijo papá oso, ¿Cosas raras como comer fideos con chocolate?
No, más raras, dijo la hormiga
¿Muy raras como usar sombreros en los pies?
No papá oso más raras todavía...
¿Mucho mas raras como caminar con las orejas?
No, lo que pasa es que detrás de aquellos árboles gigantes se escuchan ruidos raros...
¿Ruidos raros como de un elefante con hipo?
No, papá oso, más raros...
¿Más raros como de una cotorra afónica?
No papá oso, bueno, ya me cansé, dijo la hormiga, solo quería decirle que tenga cuidado con Ramiro, tengan ustedes una muy buena caminata!!!, y dicho esto se metió en su casita.
Papá oso no le tenía miedo a nada en el bosque, pero por las dudas agarró a Ramiro y lo subió a cocó y así, mientras Ramiro le arrancaba los pelos de la cabeza y lo despeinaba matándose de risa, papá oso comenzó a caminar hacia el lugar que doña hormiga le había señalado.
Cuando ya estaba más cerca, pudo entender que lo dicho por doña hormiga era cierto ya que se escuchaba muy claro unos ruiditos que decían así: crunch crunch crunch...

Papá oso caminó despacito como si fuera pisando huevos de urraca flaca y se asomó detrás del árbol más grande, pero no vió nada. Entonces Ramiro, su osito bebé, comenzó a dar grititos de alegría y a estirar sus manitos al cielo. Tanta alegría demostró Ramiro que papá oso miró hacia arriba y allí la vió, era Aurora, la vaca voladora, que tenía enredada la cola en una rama y no podía salir.
Papá oso quería ayudarla, pero por más que él era grandote no llegaba hasta la rama, estaba muy alta. Mientras Aurora seguía haciendo ruido “Crunch, crunch, crunch”. Eran los ruiditos de su boca mientras masticaba resignada las hojas del árbol que la tenía atrapada.
Nada se podía hacer y cuando parecía que Aurora se iba a quedar atrapada hasta ser abuelita, de pronto Ramiro, que era un osito muy valiente, se trepó a un viento que pasaba distraído por ahí y así voló hasta la rama y le soltó la cola.
Aurora agradecida lo llevó hasta los brazos de papá oso y le dio 20 litros de leche chocolatada, ya que cuando estaba contenta daba leche con chocolate.
Fue entonces que Aurora salió volando por los cielos con la cola como hélice, mientras que con dos de sus patas saludaba a papá oso y a Ramiro que la miraban desde el suelo.
Y así papá oso abrazó a Ramiro, su osito valiente y después de darle muchos besitos de ñaricita, siguieron corriendo y jugando hasta que el sol se fue a dormir.
Y remolacha o zanahoria, preparate para la próxima historia...
Te quiero hijito




Vota:
Resultado:
(19 votos: promedio 5.21 sobre 10)
Autor: Juan Leandro Alzugaray
Enviado por tantor2006 - 28/08/2009
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
3) bolita2222 dijo...
bolita2222
un cuento muy bonito y muy tierno felicidades a tu hijito por tener un papa a si
 0   0  bolita2222 - [18/05/2010 15:55:32] - ip registrada
2) felicitaciones
me parece una buena historia,muy creativa continua así.que bueno que las ideas del ser humano contuan y nunca se acaban .
 0   0  invitado - [28/08/2009 17:51:41] - ip registrada
1) hermoso
Fabuloso, bueno me adueño de él para compartir con mis 27 alumnos de 7 años.
Gracias, por lo que escribes.
 0   0  Soumi - [28/08/2009 05:41:34] - ip registrada
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar