El navegador que utiliza no soporta el javascriptExt1 - Google Tag Manager

Síguenos en

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterSíguenos en Google+

Nostalgia

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

Hoy por la mañana estuve mirando como llovía a traves del cristal de la ventana de mi oficina. Durante la noche anterior, se desato una tormenta que se negó a dejar su turno al despuntar el día. Pude apreciar como las personas se movían  apresuradas por la calle, tratando de evitar llegar mojados a sus negocios o citas. Pero las gotas de agua caían con tal fuerza, que rebotaban en el suelo como si fueran canicas. Quizás alguna persona haya podido presumir solo haber empapado sus zapatos de cuero fino, pero ninguno escapo del agua, que venia haciendo camino. Porque el agua tiende a ocupar todo el espacio posible con tal de alcanzar su destino. 

Diversos matices de gris habían tomado por sorpresa los coches y edificios  que ocupaban la calle contigua. Y a mi me sorprendió la visita de una vieja amiga mía llamada Nostalgia. Pocas veces llega de visita de esta forma tan intempestiva. Mas bien, a mi me gusta invitarla cuando repaso las cartas de amor que mi esposa me escribía. O cuando decido acomodar en un nuevo rincón de la casa, los libros con viejas fotos y disfruto recordando nuestros pasados días.

Al ver a toda esa gente en su escape sin salida, la nostalgia vino a mi y me permitió recordar las tormentas de mi niñez perdida. Y es que pareciera que la lluvia hubiera tenido el poder de volver locos a todos. De pronto salían corriendo o se escondían bajo un techo. Otros mas peleaban por abordar un coche de alquiler como si intentaran librarse de perecer ahogados por caer en algún charco. Parecía que cada gota de agua que caía sobre sus cuerpos les quemara como aceite hirviendo. Una mujer sacudía sus ropas constantemente y retiraba con odio el agua que escurría por su frente. Un hombre joven corría como en un campo minado, bajo el “fuego de agua” que de todas formas iba encontrando y lo termino empapando. 

Y era solo agua de lluvia, cristalina y gélida. Pero al mismo tiempo una apasionada amante que busca sublimar tus sentidos penetrando en tu ropaje y aheriendose a cada pliegue de tu cuerpo. Luego del escalofrío, te deja tomar un respiro y una cálida sensación de placer se desdobla y cae hasta tus pies haciendo del encuentro un idilio. Y es cuando te niegas a dejarla y te dejas abrazar por cada gota de agua.

Cuando niño me gustaba salir a caminar bajo la intensa lluvia, brincando sobre los charcos o siguiendo los riachuelos que hacían camino en la tierra, limpiando la suciedad y abriendo nuevos senderos. Recuerdo las veces que jugamos al fútbol en las calles inundadas y los barcos de papel que especialmente diseñe para escribir un mensaje de amor o de esperanza. También aprendí a contar el tiempo entre el relámpago y el trueno y me gustaba adivinar cuando se estremecería el cielo. Cerca de mi casa había un campo cercano donde se formaba una pequeña laguna. Podía pasar  las horas recogiendo renacuajos o lanzando piedras redondas que saltaran sobre el agua y rompieran poco a poco, el reflejo de la luna. En ese entonces solo podía ver la nostalgia en el reflejo de la gente que se abrigaba en sus casas. Se veían tan tristes y desoladas como la solitaria lagrima que se escurre y sabe amarga. Como poder entender que habiendo tanta abundancia se limitaran a observar a través de la ventana? Que acaso cuando fuera mayor y la temporada de lluvias viniera, me limitaría a observar la belleza del recuerdo del pasado? Que le pasaba a la gente? Que acaso al crecer te quedas sin protección y surge el incomprensible temor de terminar empapado?

Tal vez sea el resultado de diferentes factores que influyen en el comportamiento de la gente. En el lugar donde vivo ahora, “las lluvias vienen muy de vez en cuando”. Pero cuando vienen, tiñen de verde los valles y las montañas y los colores se divierten haciendo mezclas extrañas. Lo que el fuego devastara pasa a ser tierra preñada y el viento te acaricia y susurra a tus espaldas. Con cada gota de agua, el polvo salta de gusto y deleita la mirada. No hay tiempo para esconderse ni para buscar refugio porque la oportunidad no espera y se impacienta en un segundo.

Tengo una vaga idea de lo que ustedes puedan decir acerca de sus tormentas. Pero yo he decidido salir y empaparme con aguas nuevas. La nostalgia vino a mi a recordarme lo mucho que he disfrutado mi vida pero me queda suficiente papel para hacer mas barquitos cargados de amor y esperanza.  ! Ven a mi, lluvia bendita! !Seduceme con tu pasión o con tu suave caricia! Yo me dejare empapar hasta que venga el temblor  a llenarme del placer y del clímax de la vida.

Etiquetas: pasion, nostalgia, lluvia
Vota:
Resultado:
(3 votos: promedio 9.67 sobre 10)
Autor: macaco
Enviado por Martin2008 - 17/09/2010
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar