El navegador que utiliza no soporta el javascript

Cuando ¡mucho!... es poco

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

Go to fullsize image

La frase que titula el artículo hace referencia a la forma tan “personal” de contabilizar que en algunos anuncios tienen las empresas interesadas en contarnos que hay ¡mucha gente! que ya tiene tal o cual producto, cuando la verdad es que son tan solo unos centenares – cuando no unas decenas – que la televisión magnifica, como suele ser su costumbre: no olvidemos nunca que es un espectáculo.

El inflar los números suele ser práctica habitual en tiempos de crisis para decidir a los indecisos a comprar por que otros muchos ya lo han hecho antes que ellos, y, por tanto, ya se convierte en obligación, por la tan manida teoría del “si tantos lo tienen, no puede ser malo” o “hay que comprarlo ya o nos quedaremos retrasados respecto a los “muchos” que ya lo adquirieron”. Es una simple cuestión de orgullo, que tan bien funciona en este país en el que todo debe hacerse ¡con dos co.....!, con permiso de las mujeres que, para no quedarse atrás en la carrera interminable con los hombres, ya utilizan el término como propio, a sabiendas de que nunca podrá suceder así, a no ser que la genética avance tanto que les crezcan genitales externos en un futuro.

¿Tan difícil es ser sincero y honesto? No señores, no es difícil. Para ser honesto consigo mismo y con los demás lo único que hay que hacer es eso: ser sinceros. Las trapacerías, en un mundo desconfiado por educación, van dejando de ser eficaces, porque el pipol no se fía ni de su padre, acostumbrado como está a que le timen hasta en las cosas mas elementales.

Go to fullsize image

Por eso asombra tanto la honradez. A cuantos/as he visto quedarse con la boca abierta sin reaccionar ante una persona honrada, a la que se mira como bicho raro, y pensando que no puede ser. Seguramente han contribuido a ello las frases hollywoodienses – aparentemente inteligentes – del estilo: “... ¡jamás me fiaría de alguien honrado!” o “¡jamás pondría la mano en el fuego por alguien que nunca miente!”, que, a todas luces, son una gilipollez, porque todos sabemos que el cine es solamente eso: fantasía y ficción, que están muy bien para pasar un rato distraído(o sufridor, según se mire) y poco más. Nunca deben ser una filosofía de vida.

Si tan solo unos pocos han usado el producto en cuestión a que nos referíamos mas arriba, no hay que anunciar a bombo y platillo que son ¡muchas personas!. Simplemente basar la bondad de lo que se oferta en sus virtudes demostrables (si ese es el caso), obviando la referencia al número de consumidores, que no hace mas que inducir a error. Debemos urgentemente recuperar las viejas virtudes que hicieron del comercio en sus primeras épocas una “ganancia” para vendedor y comprador, sin necesidad de apelar a la publicidad engañosa. También me da la sensación que parte de la culpa se debe a la proliferación de grandes superficies que están acabando con el pequeño comercio en el que el trato era directo y sin publicidades de por medio, pues si el vendedor te decía que tal o cual cosa “salía muy bien” - como afirmaba el ínclito Jaime - es que salen bien, ¡y ya está! No hay más que añadir.

Vaya con esto mi recuerdo para ese lince del pequeño comercio que surtió mis alacenas y frigorífico durante años, sin el menor engaño. Pero, claro, en esos macro mercados del “hay de todo”, si no apelan a la publicidad es imposible saber desde para que sirve cada cosa hasta cual es la mejor para nuestras necesidades.

Go to fullsize image

Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 10)
Autor: wizfun
Enviado por wizfun - 20/01/2011
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar