El navegador que utiliza no soporta el javascript

Estás en: Viajes

Dedicado a mí amado hijo Ricardo.

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame
Llegamos a la estación donde tomaríamos el metro, caminamos un largo trayecto para tomar la línea 3, parecía que nunca íbamos a llegar, el equipaje había multiplicado su peso. Ricardo cargaba la maleta grande y yo cargaba un maletín de mano, me impresionaba la cantidad de gente que se movilizaba de un lado a otro. Hasta que por fin llegamos a la estación Fontana, la estación donde nos bajaríamos para luego caminar aproximadamente 4 calles hasta llegar al edificio donde vivía mi hijo. No sé que me había parecido más largo, el viaje a España, o el largo trayecto para llegar a la casa de mi hijo. Al entrar a su pequeño apartamento lo abrace una y otra vez y abrí las maletas para hacerle entrega de todos los regalos y presentes que le mandaban sus hermanos y familia. A pesar de la gran felicidad, veía en su mirada una tristeza profunda por todas las añoranzas que llevaba en su corazón, le hacía falta su amada Venezuela, su gran familia y sus entrañables amigos. Y después comprendí que nada pasaba por casualidad sino por causalidad, yo estaba en ese lugar para darle a mi hijo ánimo y esperanza y ésa realmente había sido la razón de mí viaje. A la hora aproximada de haber llegado me dijo: mami, cámbiate de ropa y ponte cómoda que vamos a comer. Había perdido la noción del tiempo, tenía la hora de Venezuela y estaba cansada, con sueño. Me llevó a almorzar a un lugar cercano a casa; era comida típicamente de la región, pero deliciosa como toda la comida española. Luego caminamos por el bellísimo paseo de Gracia, hasta llegar a Las Ramblas, a cada paso me impresionaba al ver aquella espectacular ciudad, su majestuosidad, sus edificios antiguos de más de cien años impecablemente conservados, las obras arquitectónicas de Gaudí, La catedral de Montserrat y La Sagrada Familia, la bellísima plaza Cataluña, el espectacular barrio gótico. Por momentos deseaba pellizcarme para saber qué lo que estaba viviendo no era un sueño. Jamás había visto nada semejante a esa enigmática y espectacular ciudad.

Había una brisa agradable, estaba comenzando la primavera y aun se sentían los vientos fríos del invierno, la gente vestía impecablemente, las damas con sus abrigos y botas, los caballeros con sus sobretodos largos y bufandas, era gente dotada de una gran elegancia, caminaban con finura y clase, se notaba la alta calidad de vida y lo cosmopolita de aquel lugar. Habían músicos por todas partes, personas quizás de origen extranjero que se ganaban la vida interpretando bellos valses y melodías románticas italianas y francesas, tangos argentinos y música instrumental de cualquier lugar del mundo, en cada rincón había alguno de ellos con guitarras, violines o acordeones.. …

Yo seguía disfrutando de aquel maravilloso espectáculo. A todo lo largo de Las Ramblas habían pintores que abrían sus lienzos para ofrecerlos a la gran cantidad de peatones y turistas. Algunas damas se ofrecían como modelos y los pintores hacían de las suyas con sus paletas de mil colores.

El ambiente bohemio de ese lugar me fascinaba, era maravilloso pasear por aquellos lugares. Los cafés estaban de lado a lado del gran boulevard, cantidades de mesitas con sus respectivos toldos de rayas blancas y rojas y multitud de gente disfrutando de exquisitas tapas, un delicioso y espumoso cortado, una buena copa de vino… Ése espectáculo, sólo lo había visto en películas. Me quedaba embelesada al ver la educación de aquellas personas, el respeto a las señalizaciones de transito y el respeto de los peatones en el instante de tener que atravesar las calles y avenidas. Deseaba retratar en mi memoria todo lo que veían mis ojos….

Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 3 4 ir a siguiente páginair a última página
Vota:
Resultado:
(116 votos: promedio 9.82 sobre 10)
Autor: Yajaira Zamora Mora
Enviado por AmorBonita1 - 20/10/2007
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
3) Estimada Yajaira (que bonito nombre)
TI0T0MAS

Espero que tu hijo pueda seguir haciendo grande a esta nación que se repartió por los confines del mundo y que con personas del resto del mundo conquistado/conquistador (solo se puede conquistar lo que se ama realmente), se consiga la felicidad individual, que es la que realmente importa, ya que si una persona es feliz, trasmite esa felicidad a todo su entorno consiguiendo que, como un gran tsunami, la felicidad individual se convierta en felicidad universal.
Recibe un cordial saludo desde la "madre patria" (el mundo); la patria mundial, en especial desde ésta pequeña habitación llamada España.
 0   0  TI0T0MAS - [20/10/2007 20:26:09] - ip registrada
2) Hola Yajaira
iris60
Es un placer ver publicado en esta secciòn el relato de tu viaje a España para abrazar a tu amado hijo. Ya lo habìa leìdo en un comentario que pusiste en un pensar que hablaba de los emigrantes. En un privado te comenté la gran emociòn que probé al leerlo.
Aprovecho para felicitarte publicamente por esa gran capacidad que tienes de transmitir tus emociones a través de las palabras. En ellas has puesto todo tu amor de madre.
Un saludo con mucho cariño,
Iris.
 0   0  iris60 - [20/10/2007 15:25:59] - ip registrada
1) Dedicado a mi amado hijo Ricardo. 2da parte.
AmorBonita1
El colorido de las flores embellecía los antiguos balcones y engalanaban las calles y avenidas. A lo largo del gran paseo, Los tulipanes, las hortensias, los pensamientos y rosas diminutas, se veían por doquier y parecía que me daban la bienvenida, por momento sentía que caminaba entre dorados, rojos y azules. Definitivamente sentía que ese lugar era mágico, era para enamorados, despertaba en
mí una grata sensación de romanticismo en el corazón, sentía una envidia sana por aquellas personas tan civilizadas y primer mundistas.

Dos años atrás Ricardo se había ido a España, como tanta gente buena y trabajadora de éste gran país, que se han ido buscando nuevas oportunidades de vida, empleo y progreso. Españoles, Italianos y Portugueses, que habían emigrado a Venezuela en la década de los años 50 y 60, regresaban después de una larga vida de más de cincuenta años en mi país, con hijos y nietos nacidos en Venezuela.
Era muy triste ver como tanta gente maravillosa retornaba a sus países de origen.

Ricardo estaba ilegal y por esa razón no podía conseguir empleo, el dinero que logró ahorrar para sobrevivir unos meses en España, se lo habían robado a los pocos días de haber llegado, había pasado hambre, sentía que no resistiría todo aquello, sentía que sus fuerzas se desvanecían. Pero durante esos dos años, siempre se
encontró con gente buena que lo ayudó a sobrellevar aquella dura y larga espera.

Estuve tres semanas a su lado, visitamos los lugares más
emblemático s de la ciudad, me colmó de su amor y yo lo colmé de mi amor, caminábamos horas disfrutando de largas charlas. Sin embargo no era el mismo de dos años atrás, sabía que estaba feliz de que yo estuviese a su lado, pero la añoranza a sus afectos y querencias en su amada patria, empañaban sus ojos y sonrisa, reflejando en su rostro la melancolía y desconsuelo que llevaba muy dentro de el.

Hasta un día que paseando, nos sentamos a comer unos churros con chocolate, yo le dije: hijo, cuéntame, ¿qué te pasa? ¿Por qué estas tan triste?, vi como sus ojos se iban llenando de lágrimas, luego tomó mis manos y allí en ése instante abrió su corazón, comenzó a contarme todo lo que estaba viviendo. Me dijo: mami, sin ti y sin mis hermanos no tiene sentido mi vida, que hago yo aquí, si lo que
más quiero en esta vida está allá. Me decía que la soledad lo estaba matando. Extrañaba con locura su vida, su familia y sus maravillosos amigos. Le dije: hijo adorado, sé que en éste momento todo lo que te pueda decir no llenará tu vacío, pero sólo quiero que sepas que
tienes una familia que te adora y que está pendiente de ti y qué en el mismo momento que tu decidas regresar, todos estaremos esperándote con los brazos abiertos. Pero sí lo que realmente quieres es perseguir un sueño, entonces persevera, lucha, hazte fuerte y vence los obstáculos, levántate cada vez que sientas que tus fuerzas se desmoronan y sigue adelante, mirando tu norte, mirando tus metas y esforzándote por ellas, lo que hoy estás
viviendo son los aprendizajes de vida del mañana, aprendizajes que a cada uno de nosotros nos ha tocado vivir, nunca aprenderás con experiencia ajena, sino con las tuyas propias, pero eso sí, siempre mantén la actitud positiva, mantén la fe y la esperanza y verás que
cuando menos lo esperes, llegará ese día en que alcanzarás cada una de tus metas. Y entenderás qué todo por lo que estás pasado hoy, era una lección de vida, con él único propósito de hacerte cada día más grande de esencia y mejor persona.

Tus valores y principios ya los tienes, los aprendiste de mí y de tu familia, ahora es tu momento de caminar solo, es tu “aquí y tú ahora”, cómete el mundo hijo mío, tu puedes, y jamás permitas que nadie robe tus sueños.

Una y otra vez el universo conspira a nuestro favor para brindarnos nuevas oportunidades de vida, sencillamente hay que perseverar y vencer, pero siempre con él bien por delante y con la fuerza interna de tu espíritu, de tus principios y de tus raíces.

Pero, si la desesperanza embarga tu corazón, entonces no olvides que tienes una familia que te adora y que te espera. Pero ahora en éste momento no te rindas… estás a la mitad del camino, te falta poco para llegar a la meta, y tu puedes alcanzar lo que viniste hacer en
éste gran país. En ése momento me abrazó y me dio las gracias y cómo por arte de magia su semblante cambió. Comenzó a sonreír, permitiéndose así mismo que la esperanza se posara en su corazón.

Pero como decimos aquí en mi querida Venezuela, no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.

A transcurrido menos de un año desde ese maravilloso viaje y ahora Ricardo está legal en España, trabaja en su profesión para una empresa publicitaria, se siente realizado y feliz, tiene amigos nuevos, sin olvidar sus buenos amigos de aquí. La moraleja de esto, es qué “nadie aprende con experiencia ajena”, cada quién tiene sus
propias vivencias de vida, unas mas fuertes y otras mas suaves, pero al fin son nuestros propios aprendizajes, que nos enseña a valorar el amor a nuestra familia y a nuestras raíces, pero también a agradecerle a Dios y a aquél país que nos abre sus puertas y nos brinda la oportunidad de una nueva etapa de vida. Y por sobre todo a
aquellas personas que sin conocernos nos dan su amistad y nos abren su corazón.

Gracias amigos de Webalia por leerme. Un gran abrazo para todos.

En Amor y Luz.
Namasté
Yajaira Zamora Mora.
 0   0  AmorBonita1 - [20/10/2007 11:21:12] - ip registrada
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar