El navegador que utiliza no soporta el javascript

Reflexiones (A veces me siento...)

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

A VECES ME SIENTO...


 A veces me siento como una especie de "alma errante" que está esperando ser rescatada. Un "alma polvorienta" que no espera de la vida nada salvo respuestas sobre sí misma, que estaría dispuesta a sacrificarlo casi todo por
encontrar su lugar, por sintonizar con otras almas insatisfechas como la mía"  Aunque tengo esa edad incierta en que la vida ya no tiene capacidad para sorprenderme, me sigo sintiendo como "un extraño en el paraíso".
 A veces sientes que llevas una inútil existencia; en el que te replanteas lo que eres y si no te satisface mucho lo que encuentras, te vuelves exigente contigo mismo y buscas las razones que te han llevado a ese punto, más allá de estúpidos pretextos y falsas excusas.

Pero mientras no encuentro las respuestas que me satisfagan me mantendré ocupado viviendo; compartiré con la gente que quiero y que a su vez me quiere todo lo que se pueda compartir, que tampoco es demasiado; mis ilusiones, los pequeños momentos de gratitud, las ocasiones donde sobren las palabras y solo sea necesario una furtiva mirada de complicidad; un café en una larga y tormentosa noche, una sonrisa sin pretensiones, una larga y jocosa discrepancia, un segundo de soledad compartida... No es demasiado, pero con eso me conformo... 

La vida siempre nos maltrata pero también nos enseña. A menudo creemos que tenemos el control de nuestra propia vida, pero no es así, y eso es lo que hace que a veces sintamos que somos responsables, culpables de las circunstancias que nos rodean, de las particularidades que avalan nuestras vidas, de los sinsabores que decoran nuestro camino; pero todo eso escapa, generalmente a nuestro control aunque, en cierta forma, también solemos ser responsables, en parte, de ello. Por una parte, somos responsables de nuestras acciones y de lo que estas influirán en nosotros y en nuestra vida, o en la vida de otros, pero por otra parte, no podemos controlar, dominar, lo que va acaeciendo a nuestro alrededor por que somos simplemente diminutas criaturas con la capacidad, la facultad, afortunada o desgraciadamente, de cometer nuestros propios errores. Somos como una mota de arena perdida en el desierto, aventada por vientos poderosos que escapan a nuestro control.

En cierta forma siento que he fracasado, por que no sé exactamente quién soy realmente. Toda mi vida he intentado estar a la altura de otros y hasta ahora no me he parado a pensar si estoy a la altura que yo espero de mí mismo. Tal vez sea una estupidez, no lo se.

 A veces me siento carente de recursos, de decisión propia, invadido por una especie de "caos organizado", sujeto a las oscilaciones de una mente frágil y quebradiza. Lo más curioso es que durante estos años yo mismo he inventado mis propias debilidades, yo mismo me he sujetado a mi propio desaliento, me he hecho acreedor de mi propia incertidumbre, por que esta es como la niebla, que poco a poco va cubriéndolo todo, va envolviéndote tan sutilmente que cuando quieres orientarte para continuar tu camino te das cuenta de que estás perdido en medio del vacío más absoluto, que has sido engullido por una sombra imprecisa y envolvente que hará que tarde o temprano des un paso en falso y caigas, y la incertidumbre de ello es peor que la propia caída, por que no sabes cuando será ni como, pero sabes que  ocurrirá, y eso es lo que te desgasta realmente.

Quisiera ser etéreo, huir de los falsos nirvanas, convertirme en una estrella que implosionara sobre sí misma liberando tal cantidad de energía que devorara todo el cosmos, que causara el colapso final, para, una centésima después, crear un nuevo universo misterioso e inexplicable que liberará una energía poderosa e incontrolable , una singularidad profunda e insondable; ser salvaje como la mirada de una mujer soñadora, irreverente como una canción protesta, libre como la lágrima de un hombre que sufre, coherente como el instinto de una hormiga, sincero como el llanto de un niño...”

 

Reflexiones (A veces me siento...)

Fuente: http://www.jamendo.com/es/artist/370168/francisco-sanchez
Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 10)
Autor: Francisco Sánchez
Enviado por fanchisanchez - 12/02/2014
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar