El navegador que utiliza no soporta el javascript

Navidad de gloria

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

Con frecuencia, especialmente los meses de diciembre y mas, al escuchar los villancicos navideños, Gloria recuerda con mucha nostalgia aquellos momentos inolvidables que guarda en su ser como algo tan bello, tan tierno que le toco vivir en su infancia cuando principiaba sus estudios en el Centro Escolar de la tierra de sus amores, su natal Huánuco, bella y prodigiosa ciudad, poseedora del mejor clima del mundo, conocida también como “La ciudad de la eterna primavera”.

Fue un día del mes de diciembre, en circunstancias que retornaba del colegio con dirección a su hogar distante a unas quince cuadras, en su trayecto siempre solía pasar por la Plaza de Armas, apacible lugar de encanto, decorado con flores multicolores, hermosos arbustos, en el centro ornamentada por una pileta tallada en granito de una sola pieza de la cual fluía abundante agua cristalina; flanqueada por frondosos arboles.

El transeúnte por el lugar, no podía resistirse de utilizar las cómodas bancas de madera y gozar la agradable frescura bajo la sombra de los arboles, percibiendo el suave aroma de las flores que emanaban por doquiera, mientras los jilgueros, gorriones y torcazas con sus trinos melodiosos alegraban el ambiente.

Aquel día, Gloria con sus escasos ocho años cuando realizaba su acostumbrado descanso en una de las bancas, se percató que en la puerta de la Municipalidad una gran cantidad de niños acompañados de sus madres realizaban largas colas, su natural curiosidad de niña ingenua la llevó a indagar el motivo de la presencia de aquellos niños.

–Van a regalar dulces de navidad– le dijeron.

“¿Dulces de navidad?, ¿había también dulces de navidad?, ¿y esos dulces serían solo para ellos?, ¿y yo podría obtener siquiera un dulce de navidad?, pues a mi nunca me regalaron uno y no creo que hoy me lo den…”, así se formulaba muchas interrogantes, miraba a todos lados buscando con angustia alguna persona conocida y pedirle su apoyo, al no conocer a nadie, el desánimo y la desesperanza la estaban entristeciendo.

Cabizbaja y silenciosa cavilaba en su ingenuidad, sin darse cuenta y sin saber como, el momento menos pensado ya se encontraba en la cola, luego muy próximo al lugar donde repartían los regalos, entonces pudo apreciar como los niños salían sonrientes y muy contentos con sus pequeños paquetes en la mano, cuando le tocó su turno Gloria no podía creer lo que estaba ocurriendo, ella solo esperaba la regalen un dulce de navidad, solo uno y le estaban entregando un paquete envuelto en papel de regalo a la vez que la advertían:

–Esto es para ti hijita, pero tienes que prometer que no vayas a abrirlo hasta llegar a tu casa, de lo contrario el regalo se esfuma y lo pierdes todo, ¿comprendido?, ¿lo prometes?

–Si, gracias– por la emoción que la embargaba solo esas dos palabras pudo decir luego salió presurosa e inmensamente feliz.

Caminó un tramo y se detuvo por un instante, no podía resistirse a la tentación de abrir el paquete para ver lo que contenía; la angustia y la curiosidad parecían dominarla, pero ante el temor de perder su regalo, la recomendación recibida y la promesa hecha, comenzó a correr procurando llegar lo mas rápido posible a casa donde sus hermanos María, Gonzalo y Serafín estaban esperándola posiblemente preocupados por su tardanza.

La vieron llegar corriendo, muy agitada con el regalo en una mano y la mochila en la otra, el cansancio y la felicidad no le permitían explicar claramente lo ocurrido solamente repetía una y otra vez.

–¡Mi regalo!, ¡mi regalo!, ¡son dulces de navidad!­– y procedió a romper desesperadamente el papel que cubría el paquete; al descubrirlo, abrió desmesuradamente los ojos: ¡oh sorpresa!, ¡no puede ser!, lo que estaba viendo no lo podía creer, eran dos regalos, un panetón de esos tan ricos que solo comen en la casa de la gente de la ciudad.

El otro regalo si que era el mas importante, el regalo mas bello; consistía en una pequeña y modesta muñeca de plástico la que siempre había soñado tener; emocionada, visiblemente feliz y al borde de las lagrimas miró hacia el cielo como buscando a Dios y agradecerle por haberla enviado un regalo tan hermoso que nunca había tenido; en la noche degustó el panetón con sus hermanos, junto a ella su adorada e inseparable muñeca, a la que consideraba la mejor muñeca que solo ella podía tener. Siendo aquella fecha la navidad mas dichosa que Gloria había gozado en su vida.

Vota:
Resultado:
(0 votos: promedio 0 sobre 10)
Autor: Dámaso BERNAL SAYES
Enviado por damaquito - 26/12/2012
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
4) 1950yeini dijo...
1950yeini
Gracias por tu contestación, damaquito.
Estuve de viaje y hasta hoy no he entrado en esta sección.
Que te vaya bien en este año 2013.
saludos
Sonrisa
Sonrisa
 0   0  1950yeini - [17/01/2013 18:26:22] - ip registrada
3) damaquito dijo...
damaquito
Amiga Yeni: muchos saludos y exitos para tu persona, para mi es muy grato que te hayas dignado leer y màs que te haya gustado mi articulo, sinceramente gracias.
 0   0  damaquito - [12/01/2013 16:35:20] - ip registrada
2) 1950yeini dijo...
1950yeini
Bueno...

Tenía que" entrar" en algún escrito, y el que me gustó más fue el de "damaquito".


El post anterior está "copiado" de aquí, pero me pareció muy interesan te, sobre todo para las personas que se encuentran solas en esta N avidad...

FELIZ SALIDA Y ENTRADA DE AÑO PARA TODOS
Inocente
Fiesta!
Fiesta!
 0   0  1950yeini - [31/12/2012 10:47:53] - ip registrada
1) 1950yeini dijo...
1950yeini
UNA MARAVILLOSA PÓCIMA...CONTRA LA SOLEDAD...


...EN "DOS" ENTREGAS

.....

----INGREDIENTES:
1 kilogramo de recuerdos infantiles
2 tazas de sonrisas
2.5 kilogramos de esperanzas
100 gramos de ternura
5 latas de cariño
40 paquetes de alegría
1 pizca de locura
8 kilogramos de amor
5 kilogramos de paciencia

PREPARACIÓN :
1.- Limpia los recuerdos, quitándoles las partes que estén
echadas a perder, o que no sirvan, Agrégale una a una
las sonrisas, hasta formar una pasta suave y dulce.

2.- Ahora, añade las esperanzas, y permite que repose
hasta que doble su tamaño.

3.- Lava con agua cada uno de los paquetes de alegría,
pártelos en pequeños pedacitos, y mezcla con todo
el cariño que encuentres.

4.- Aparte, incorpora la paciencia, la pizca de locura,
y la ternura cernida. Reserva.

5.- Divide en porciones iguales todo el amor, y cúbrelos
con la mezcla anterior.

6.- Hornéalas durante toda tu vida, en el horno de tu corazón.


...

.
Fiesta! Fiesta! Fiesta! Fiesta! Fiesta!
 0   0  1950yeini - [31/12/2012 10:42:59] - ip registrada
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar