El navegador que utiliza no soporta el javascript

El rascar se va a acabar

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

Dada la situación actual en España, de la que sobra dar explicaciones y remover la mierda porque huele más, en uno de esos momentos que tiene uno para relajar el esfínter y el cerebro a la par (yo esto lo hago como ejercicio de relajación, no confundir con los que profesionalmente se dedican a pensar con el culo o a cagar ideas, véase, entre otros, políticos), me vino a la cabeza una "ideaca" de esas peregrinas que podrían arreglar un poco algo.

Mariano, salao, supongo que sabes, como todo español, que en la administración pública hay mucho “rascagüevos” profesional, de esos que por aprobar un examen, todo lo jodido que quieras y con todo el esfuerzo del mundo, se creen que se han ganado el sueldo ese para toda la vida que regala Nescafé. A diferencia de este premio cafetero (que nunca me he creído, por cierto), aquí el salario lo obtienes por ocupar un puesto de trabajo. Y el que ocupa un puesto de trabajo, como su propio nombre indica, es porque hay trabajo y tiene que sacar ese trabajo. Aquí nos encontramos con una doble problemática: puede que realmente no haya trabajo que sacar y también puede que el que tenga que sacarlo no quiera hacerlo, porque es un zángano, un sinvergüenza, un incompetente, o simplemente porque "ahora me enfado y no respiro porque me han bajado el sueldo". Este último suele ser el que si antes se iba una hora a hacer la compra o a tomar sus cafeses (mira que si gana además el premio de Nescafé...), ahora se va dos horas, "y que me vean con las bolsas", eso sí, para que el resto de los mortales le veamos como una víctima, pobre, cómo va a hacer su trabajo si le están quitando dinero estos cabrones de gobernantes. De lo que a lo mejor no se dan cuenta estos “funcis” con patente de corso, es que son un cáncer para el Estado. Estos parásitos, que no saben lo que es trabajar por objetivos, bajo presión, dependiendo de la demanda del mercado y expuestos a quedarse sin curro de la noche a la mañana, viven ajenos a que cuando una empresa privada entra en crisis el primero que la paga es el empleado yéndose a la puta calle, mientras que si hablamos de la pública (y considero al Estado para los funcionarios como una empresa), les tocan el sueldo (putada, sí), pero como tienen su plaza (que me parece muy digno y elogiable, incluso envidiable), tienen todos los derechos y ningún deber (ole sus huevos).

Bueno, pues planteada esta situación, se me ocurre un invento para dar trabajo al desempleado y poner las pilas al empleado intocable: el Auditor de Funcionarios, una especie de Gran Hermano que controla todo. No me refiero al tan exitoso como bochornoso Gran Hermano televisivo, no, sino a una figura que se implante en todas las administraciones, en las oficinas públicas controlando todo: salidas, entradas, permisos, trabajo desempeñado, productividad... "Pero es que para eso ya hay jefes de sección, territoriales, o lo que sea…" ya, claro, y son los que están permitiendo todos esos abusos ¿no? Me descojono, a esos es a los primeros que les ponía un vigilante lapa para ver si el "sueldecillo" que cobran realmente se lo ganan. ¿Y quién ocuparía esos puestos de “audinquisidores” o “auditorquemadas”?, ¿más funcionarios? No, hombre, no, entre bomberos no van a pisarse la manguera, aquí entraría mi segundo pájaro a matar: un desempleado de la privada (de dónde si no), con los huevos pelaos (de currar, no de tocárselos), preferiblemente recién despedido por empresas en crisis. ¿Y la remuneración, saldría también de las ruinosas arcas del estado?, pues no lo tengo estudiado del todo, mire usted, pero todo el dinero sería poco a cambio de una productividad funcionarial que entiendo inexistente. Se me ocurre que a ese absentista de toda la vida, al cafeinómano de turno, al analista de prensa, al recadero para el que las tiendas no abren por las tardes, al internauta compulsivo, al rasca cojones insaciable (casi tienen que reconocer como Enfermedad Profesional de los trabajadores de la Administración Pública la dermatitis escrotal y las lesiones en las uñas), y al incompetente que lo único que hizo bien en la vida fue un examen, le suspendan de empleo y sueldo, que es lo que se merece por no cumplir con sus obligaciones (a falta de no poder despedirlo, claro, que sería lo suyo). Y ya está, así de fácil, y de difícil.

Cuando esos “superfuncis” (con el poder de la indestructibilidad) vivan la situación de que su hijo, que no ha podido optar a ser intocable funcionario porque ahora toca amortizar puestos inservibles, currito de una empresa privada, que o bien porque es un jeta como el padre/madre o porque la cosa vaya mal, se vea en el paro, se darán cuenta de lo que tienen, y aunque solo sea por vergüenza y dignidad, trabajen como Dios manda. Y lo siento por la hostelería, que bastante palo se está llevando ya como para prescindir de su mejor clientela.

Nota del autor: Dedicado a aquellos empleados públicos decentes y currantes, que sé que los hay.

Vota:
Resultado:
(4 votos: promedio 5.5 sobre 10)
Autor: Piscis Bronx
Enviado por piscisbronx - 06/11/2012
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar