El navegador que utiliza no soporta el javascriptExt1 - Google Tag Manager

Del “Junt@s Podemos” a “Podemos”

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

La supuesta crisis comenzó en el año 2008. El principal culpable Lehman Brothers, empresa de servicios financieros con sede en EE.UU. El motivo la explosión de la famosa burbuja inmobiliaria y la especulación con cualquier tipo de activo intangible presente y futuro. Una merienda de negros. Los más afectados, como siempre, los menos culpables y más desfavorecidos. Desde ese año y hasta mayo de 2010, el gobierno socialista se había resistido a tomar las medidas que “recomendaba” la Comisión Europea, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. La recesión económica se estaba produciendo globalmente pero hacía más daño en nuestro país. Habíamos “crecido” fundamentalmente debido a los sectores de la construcción y el turismo. Estos suponían las fuentes principales de actividad económica y mantenían algo de crecimiento por el cual se sostuvo el PIB un año y algo. Fue un espejismo provocado ya que, este crecimiento, se basó en un endeudamiento privado llevado a los extremos y con unos riesgos enormes como después se pudo comprobar con la enorme inyección de dinero público, que aumentó nuestra deuda pública que hasta entonces estaba en unos niveles de entre el 40 y el 50 por ciento (aceptable y por debajo de la media de la zona euro), y que la pagamos a precio de oro en los mercados secundarios. Pero este hecho no es algo aislado sino que formaba parte de una política orquestada por “esos mercados” y ejecutadas por los diferentes gobiernos cautivos del poder económico. En ese mes de mayo de 2010 el gobierno socialista “no tuvo más remedio” que lanzar el R.D. 8/2010, de 20 de mayo, con una serie de medidas entre las que se encontraba la reducción de un 5% de media en las retribuciones básicas de los empleados públicos. Ya entonces no salimos a la calle pensando que sería algo pasajero y recuperable en corto plazo, como al menos se nos vendió en el Congreso el día que tocó al Ejecutivo defender la convalidación de dicho R.D.

Argumentos tan alejados de la realidad los que dio el gobierno que la situación fue a peor día a día, o al menos eso nos decían. Tras el primer recorte de derechos la popularidad del gobierno fue bajando en las encuestas de intención de voto hasta límites jamás conocidos por el PSOE. Se empezó a notar un hartazgo por parte de la ciudadanía a las políticas de “austeridad” que proponía la Troika, liderada con mano dura por la Sra. Merkel (digamos lo que digamos), que provocó el comienzo del Movimiento 15M, 15 de mayo de 2011. Ya entonces surgieron cientos, miles de asambleas en plazas de todas las ciudades españolas que incentivaron y dieron un impulso necesario a las inquietudes políticas de los ciudadanos. Éstos pudieron exponer sus ideas o forma de ver la gestión política sin cortapisas y empezaron a ser conscientes que, aunque con un camino arduo y largo, algo grande se estaba empezando a gestar. Mientras esto ocurría el gobierno socialista seguía haciendo oídos sordos a las protestas y, en cambio, sí hacía las políticas que la Troika ordenaba a través del chantaje de cambios de políticas en cuestiones tan importantes para nuestro país como las energías renovables, la agricultura, la pesca o la política exterior común. Ante tal situación y, tras la convocatoria de elecciones generales para el 20 de noviembre de 2011, las encuestas daban una horrorosa cifra de más de dos millones de indecisos que, pensando que la solución podría ser como siempre el cambio de un partido por otro en las tareas de gobierno, votaron al PP.

Y todo esto mientras no paraban de salir a la luz numerosos casos de corrupción que salpicaban a casi todas las instituciones del Estado: Jefatura del Estado, Gobierno, partidos políticos, asociaciones de empresarios, sindicatos, etc, etc, etc. Aun así, el PP llegó a la mayoría absoluta en dichas elecciones llevando un programa político-económico que no hablaba de recortes en temas tan esenciales para la ciudadanía como la Sanidad, la Educación o las Pensiones (esto se puede comprobar en la hemeroteca del diario ABC en los días previos a las elecciones transcribiendo literalmente en portada una frase que pronunció Mariano Rajoy en una entrevista que dio a una emisora de radio). Tras su triunfo rápidamente se destaparon las verdaderas intenciones de este gobierno que aún sufrimos. Sí tocó restrictivamente, e incluso en algunos casos llevándonos a tiempos ya casi olvidados, la Educación y la Sanidad, las Pensiones, el Aborto, la Dependencia, la Energía Renovable, el Empleo y el Desempleo, la Vivienda y los Desahucios, la Justicia y la falta de justicia, etc, etc, etc. Es y sigue siendo un gobierno que antepone la buena marcha de los datos macroeconómicos, alejados de la realidad del día a día, a cualquier tipo de sensibilidad con las situaciones de los ciudadanos. Llegó un R.D. 16/2012, de 20 de abril, en el que en cuestión de asistencia sanitaria, le quitaba el pan al que no tenía para darle dos trozos al que tenía el plato rebosante.

Después llegó el R.D. 20/2012, de 14 de julio, en el que se tocaban una gran variedad de temas que afectaban directamente a la población y, en concreto, nos daba una gran varapalo a los empleados públicos arrebatándonos una serie de derechos sin tener en cuenta siquiera el origen de tales activos que atesorábamos por derecho propio. Esto último nos indignó tanto que empezamos a salir a la calle a hacernos ver y así nos sumamos a la gran cantidad de personas que salían diariamente en todo el Estado para protestar por las situaciones creadas por la UE con la connivencia, aunque a mí me gusta llamar cobardía de nuestros gobernantes. Las protestas del 15M empezaban a englobar a gran cantidad de colectivos afectados por tan falaces políticas. Ese mes de julio de 2012 llegamos a salir unos ciento cincuenta compañer@s. Desde ese mes de julio no hemos dejado de salir aunque ahora sólo seamos unas 20 personas. Y seguiremos haciéndolo porque seguimos creyendo que hay mucho que reivindicar. Pero por encima de todo seguimos creyendo que la realización de actividades como las que llevamos a cabo (como esta humilde publicación mensual) nos llevará a un mayor conocimiento de las personas que tenemos al lado y, por ende, a una mayor posibilidad de complicidad entre todos los que queramos participar en un cambio social necesario en el que creemos. Estamos teniendo la oportunidad de conocer a compañer@s con los que quizás jamás hemos cruzado siquiera un hola o adiós y que nos están haciendo ver que tienen mucho que decir al resto de la sociedad, sólo hay que escuchar un poco (no sólo oír).

Personas que realizan un ejercicio de generosidad para con el otro y exponen sus argumentos para general conocimiento. Personas con cosas que decir y que sólo necesitan un lugar y momento adecuado para que las digan. Pero, para no desviarnos en demasía del tema que nos ocupa, llegamos al momento actual. El año 2013 y 2014 han estado repletos de marketing de buenos datos por parte del gobierno del PP y multitud de casos de corrupción y noticias que, nos asombran tanto, que a partir de la décima más o menos dejan de asombrarnos. En este último período hemos visto como se desmorona la Casa Real, como aparecen cientos de personas implicadas en la inmensidad de la crónica judicial de los medios de comunicación, reformas fiscales que maquillan más favor aún a pudientes que a la mayoría de la masa salarial de este país, la imposibilidad de que la justicia procese a inculpados por crímenes de lesa humanidad y de paso a narcotraficantes; hemos visto como modifican los cálculos del PIB para incluir el capital descubierto proveniente del narcotráfico y de la prostitución, etc.

También hemos visto como varios informes de Organizaciones no Gubernamentales como Cáritas o Unicef colocan a España en el segundo país de la UE con mayor índice de pobreza infantil pero al mismo tiempo no se abren los comedores de los colegios en verano porque podrían dar una imagen negativa a la “Marca España”. ¿Y el 25 de mayo de 2014? ¿Qué pasó ese día? Pues ese día pasó que una fuerza política que se formó 4 meses antes para acudir a las elecciones europeas consiguió 5 escaños con un millón doscientos mil votos aproximadamente. Se convirtió de golpe y porrazo en la 4ª fuerza política en dichas elecciones. Todo un fenómeno. Lo que creo que pasó es que, además de tener el acierto propagandístico de plasmar la cara de Pablo Iglesias (nº1 en las listas) en las papeletas, se produjo una verdadera confluencia en el acto del voto que no se había producido en miles y miles de asambleas en las que la izquierda más crítica de este país había participado. En las urnas se acabaron las medias tintas y el “si ponemos la coma aquí o allí”. Pero esto no ha hecho más que empezar porque la maquinaria bipartidista, que engloba desde el centro izquierda (PSOE) hasta la derecha más extrema o más moderada dentro o fuera del PP, está intentando acabar con la imagen de cualquier persona o partido que les quite protagonismo y lo hacen con los mismos medios de comunicación que controlan unos y otros. Mas tienen un grave problema porque en primer lugar los ciudadanos están hartos de palabras, en segundo lugar porque la corrupción no es un problema puntual sino algo estructural en este país y ya nos hemos dado cuenta que hay que reiniciar la democracia para que algo cambie y en tercer lugar porque la gente ha votado a PODEMOS con una gran ilusión.

El pueblo ha olido el miedo a perder la poltrona de los políticos de los principales partidos y se está dando cuenta que PODEMOS. Tanto es así que el lunes dos de junio el diario el país realizó una encuesta de intención de voto en unas hipotéticas elecciones que se celebraran ese día y el resultado arrojaba un impresionante “58 escaños en el Congreso a PODEMOS”. Sólo una semana después se podía convertir en tercera fuerza política de este país. Pero ahí no queda la cosa porque entre tanto trasiego de corrupciones, resultados electorales e imputaciones varias el Rey Juan Carlos I de España y Dos Sicilia presenta su abdicación. Algo tan sorprendente como la renuncia al papado de Benedicto XVI. No se dan motivos de la abdicación excepto la preparación del Príncipe para el cargo y se monta toda una carrera para la proclamación de nuevo Rey Felipe VI y para dejar bien cerrado el tema del lugar de cada uno dentro o fuera de la Casa Real dependiendo de si te pueden imputar o no. Además la carrera continúa para el aforamiento exprés del Rey saliente como si fuesen a caerle miles de denuncias o tuviera miedo de que en su nuevo estatus de violabilidad se conocieran hechos que hubieran perjudicado a España a sabiendas o simplemente cometidos en el ámbito personal del mismo. Al mismo tiempo salían a las calles, en multitud de ciudades, miles y miles de personas pidiendo la III República. Sí República, es una palabra que no hace daño a nadie a no ser que la comparemos con la malograda II República que fue tristemente abatida por un golpe de estado con triste y lamentable desenlace final en el año 1939. En esa comparación nos entra el miedo, y puede que con razón pero sólo a los más viejos del lugar porque la juventud no tiene miedo a los cambios. Han cambiado tantas veces las leyes de educación y los derechos sociales y laborales en este país que están inmunizados contra los cambios. Ahora los que temen los cambios sociales son los de la “casta”. Hoy en día vivimos en una UE en la que la mayoría de los países son repúblicas con lo cual no estará mal visto que seamos una más.

No quiere decir que la República vaya a solucionar todos nuestros males pero, entre otras cosas, reconocerá el derecho a decidir del pueblo sobre quién quiere que sea su Jefe del Estado. Han sucedido cosas tan graves en las principales instituciones de este país que la era del cambio ha llegado irremediablemente, con tranquilidad y moderación (equilibrio entre jóvenes y mayores) pero inevitablemente imparable. Llegó la hora en que los temas importantes se decidan desde abajo, que las prioridades sean tan simples como la salud, la educación, la infancia, la justicia, la igualdad de género, etc. pero con mayúsculas, con discusión pero sin traumas. Y sobre todo, dejar claro a las caras visibles de este partido que ha ilusionado tanto a tanta gente, como es PODEMOS, que su labor es una mera encomienda de gestión para la ejecución de las órdenes que el pueblo decida y que en caso de duda se consulta al pueblo de nuevo. Si somos iguales no hay jerarquías sólo encomiendas de gestión. Para que todo esto sea posible, tenemos que tener claro que sin la participación de nosotros, el pueblo, nada será posible, que hay que hablar y aportar y no tirar la toalla si una de nuestras propuestas no prospera porque pensemos que es posible que alguien haya aportado otra mejor. Conozcamos la otra y analicémosla. Por último, decirle a todos los temerosos ocupapoltronas, que sólo se dedican a meterle el miedo en el cuerpo al pueblo desprestigiando sin posibilidad de réplica y argumentando constantemente que “hay que tener sentido de estado como el que tenía el Sr. Rubalcaba recién retirado de la política activa”, que si algún día llega el momento en que gobierne un partido como PODEMOS y haya una mayoría parlamentaria en el Congreso que elija una reforma constitucional, para darle a este país una República como sistema político, espero que sean leales con la decisión de la mayoría en la que tanto se han basado unos y otros y que les daba, según ellos, toda la legitimidad del mundo para incluso incumplir sus programas. Por cierto espero de ellos el mismo sentido de estado que actualmente reclaman a los demás. Con optimismo, lucha, constancia, participación, ganas de saber e ilusión un pueblo es imparable y conseguirá lo que se proponga. Desde el “JUNT@S PODEMOS” a “PODEMOS” y hasta el “SIEMPRE PODREMOS”. J.V.R. Escritor y periodista indignado.

Vota:
Resultado:
(11 votos: promedio 7.91 sobre 10)
Autor: Valle-Arocha
Enviado por anannella - 04/07/2014
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar