El navegador que utiliza no soporta el javascript

El bastón

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

 

 

 

 

EL BASTON

Al ingresar a su domicilio, desde fondo de la sala cual tenue lucecita su madre sonriendo caminaba lentamente hacia su encuentro. Él se quedó mirándola algo sorprendido, es que hoy la veía por primera vez caminar apoyada de un bastón, la notó cansada soportando los embates y el peso de sus ochenta y cinco años.  

Disimulando su sorpresa, depositó un tierno beso en su mejilla con emoción y alegría de hijo agradecido, a la vez que alegremente la ensalzaba resaltando su belleza, fortaleza, y buena apariencia, la madre siempre sonriente agradecía el gesto de su engreído.   Sin poder evitarlo, el hijo recordó los días de su infancia, la imagen de mamá; llena de bondad, de ternura, alegre y jovial, la que casi nunca descansaba, la que parecía poseer energías inagotables.  

Esa imagen siempre lo mantuvo, quizá por que aun adolescente partió del ceno familiar hacia la capital del país en busca de superación.  

No fue fácil para Él, sobresalir y conseguir sus objetivos, la vida en la capital para un joven provinciano es dura y muchas veces muy triste, a cada instante escuchaba su canción preferido; “El Provinciano” de Laureano Martinez, interpretado por Luís Abanto Morales que lo había echo su himno: “Las locas ilusiones me sacaron de mi pueblo/ yo abandoné mi casa para ver la capital/ como recuerdo el día feliz de mi partida/ sin reparar en nada de mi tierra me alejé/. Y mientras que mi madre/ muy triste y sollozando/ decíame hijo mío/ llévate mi bendición. Ahora que conozco la ciudad/ de mis dorados sueños y veo realizado…” 

Esporádicos eran sus retornos al hogar y al hacerlo se regocijaba con el calor agradable de la familia y los gestos amorosos de sus hermanos que extrañaban mucho su ausencia.   

Por motivos de trabajo su alejamiento se hizo aun más distante y en cada visita a casa notaba a mamá algo cansada, su fortaleza decrecía, sus cabellos teñíanse de plata, pero su cariño y amor seguían siendo oro puro para sus hijos.  

Pasaron muchos años, Dios ha querido que mamá viviera en casa de su querido hijo acompañada, de su adorada esposa y su hija, es precisamente ella su nieta, la que la regaló el bastón que hoy está estrenando con alegría, solo que cada golpe del bastón en el piso es como golpes que le llega al corazón, y le hacen añorar los momentos de su infancia.   Lo que le reconforta es verla bien de salud, siempre alegre, dispuesta a prestar apoyo a todos a pesar de sus limitaciones; sin duda, lo más importante es que con su presencia ilumina su vida.  

Vota:
Resultado:
(5 votos: promedio 10 sobre 10)
Autor: Dámaso BERNAL S.
Enviado por damaquito - 23/01/2012
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar