El navegador que utiliza no soporta el javascriptExt1 - Google Tag Manager

Salir o no Salir

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

El once de octubre ha sido determinado por la fundación Human Rights Campaign (Campaña de Derechos Humanos) como el 'Día mundial para salir del armario'.

Son varias las preguntas que debiéramos hacernos con relación a salir del armario:
¿Quién construyó el armario?
¿Es necesario salir de él?
¿Por qué?
¿Quién lo impide?
¿Qué pasa si las personas no salen de él?
¿A quiénes afecta que las personas lo hagan o no?

Salir del armario es una expresión popular que hace referencia a hacer pública la identidad de orientación sexual sea esta: homosexual, lesbiana, bisexual o en un tránsito identificacion de género o de cuerpo.

Los heterosexuales no salen del armario por una sencilla razón, algunos entre ellos son los administradores del lugar y como tales están afuera.

El armario se fue construyendo en la medida en que se concretaron los discursos teóricos que fueron haciendo las veces de bases, pisos, paredes y techo; pero somos nosotr@s mism@s quienes decidimos poner cerradura a la puerta, cerrarlo con llave y guardar ésta en lo mas recóndito de nuestro corazón o mas precisamente, de nuestro cerebro.

La iglesia católica tiene un rol fundamental en la construcción de la homofobia, de la base del armario. La iglesia logró por medio de Tomas de Aquino que nuestras prácticas fueran consideradas antinaturales.

Sobre dicha base se construyó el piso, este se fue consolidando con los aportes hechos desde la medicina, la psiquiatría y la psicología, que definieron a la homosexualidad como una enfermedad y que condujeron a que la obtención del placer fuera una aberración sexual.

Las paredes se fueron levantando en la medida que las diversas culturas fueron asumiendo como verdades absolutas los planteamientos de las iglesias y del sector salud. La cultura trazó el deber ser para la sexualidad, se debe ser un hombre macho, masculino, heterosexual, falocrático y misógino, y si se es mujer se debe ser todo lo contrario.

Pero fuimos nosotros, incapaces de levantar la mirada y encegados por la posibilidad de salir a la luz quienes decidimos poner techo y puerta con cerrojo a nuestras aspiraciones. Porque la homofobia no solo es cultural sino que además es interiorizada y reforzada en la escuela, la familia y la sociedad en general.

La cultura determinó transgresores del 'deber ser' a los LGBT, y estos, asumieron el cuento y se sintieron sucios, pecadores, enfermos e incluso antisociales. Esto ha marcado e influenciado de tal forma la construcción de la identidad sexual que no solo nos negamos a nosotr@s mism@s nuestra propia sexualidad sino que además, el peso que llevamos dentro, nos obliga a vulnerar,
estigmatizar y separar socialmente a quienes al igual que nosotros deciden estar siendo en una experiencia sexual, mas cuando esta nos parece transgresora del 'deber ser', y en consecuencia nos asumimos los guardianes de la moral y las buenas costumbres heterosexuales.

Pero lo mas preocupante de esta situación es que el armario no está terminado aún, sino que se sigue construyendo día a día y cada uno de nosotros apoya dicha construcción; somos parte de la cultura y desde ella construimos nuestras relaciones sociales, por eso no es de extrañar que como defensores del orden preestablecido pretendamos no dejar salir del armario a aquellos transgresores del genero y del cuerpo (transexuales, transgéneros y transvestis), quienes se nos antojan tan distint@ a nosotros que nuestra propia percepción limitada y sesgada del mundo no logra darles cabida ni siquiera para compartir nuestro propio armario.

Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página
Etiquetas: wellba
Vota:
Resultado:
(2 votos: promedio 8 sobre 10)
Enviado por iso1312 - 11/10/2007ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
7) ....
Indigo9

"...Me basta y me sobra con saber que es un Ser Humano..."

Indigo
 0   0  Indigo9 - [15/10/2007 03:57:45] - ip registrada
6) Torrebruno
amaranta7
hoy suscribo al 100% lo que has escrito.

Pues sí, curiosamente, hoy ya no se trata de que se admita, o no, a un maricón, u homosexual masculino o femenino, o persona de tendencia sexual alternativa entre las filas de los asistentes a una tertulia televisiva, por ejemplo. Se trata de armar más escándalo que los demás y a ver quién tiene el maricón más maricón de todos.

Como dice un amigacho mío, que no sé si es homosexual o heterosexual, ni a mí qué leches me importa (puesto que no me atrae sexualmente me trae al pairo su inclinación sexual, es mi amigo y punto): ¿y qué coño pasa si el armario está calentito y confortable y yo no quiero salir de él? eh?

Basta ya de etiquetas, por favor, basta ya, yo no voy por la calle con un letrero sobre la pechuga que proclame: SOY HETEROSEXUAL. Si a alguien le intereso como persona obviará mi tendencia sexual, puesto que ello no disminuye ni incrementa mi capacidad de relación, ni mi capacidad de raciocinio, ni ninguna otra de mis capacidades (y modestia aparte, y todo éso, tengo algunas) Y si a alguien le intereso específicamente como persona perteneciente al sexo femenino, ya averiguará mi tendencia sexual.

Y lo más importante de todo: SI A ALGUIEN LE INTERESO NO COMO PERSONA SIMPLEMENTE, SINO COMO PERSONA CON DETERMINADA INCLINACION SEXUAL Y NO SE SIENTE CON FUERZAS, VALOR O CAPACIDAD PARA AVERIGUARLO SIN NECESIDAD DE QUE YO PORTE ETIQUETAS..... ENTONCES QUE SE JODA. ESO ES, QUE SE JODA.

Porque al igual que me niego a llevar una etiqueta con mi tendencia política, o mi confesión religiosa, o mi color de pelo y ojos para los ciegos (escrita en Braille por supuesto), o mis aficiones deportivas, me niego rotundamente a vestir una etiqueta que defina mi inclinación sexual. Y creo que el mayor ejercicio de honradez e integridad personal, así como de diginidad humana que puede realizar cualquier ser humano es precisamente esa: LIMITARSE A SER UN "SER HUMANO", "UNA PERSONA" Y ABOMINAR DE CUALQUIER ETIQUETA QUE LE QUIERAN COLGAR.

Sólo puedo hablar por mí, poca cosa en un mundo lleno de gente (miles de millones, por cierto) pero a los que sois u os consideráis mis amigos os recuerdo que nunca os pregunté si os gustaban los hombres o las mujeres, o ambos, al igual que nunca os pregunté si érais de derechas o de izquierdas, cristianos, moros o judíos, blancos o negros o amarillos........ simplemente me fijé en vuestras cualidades y defectos, en vuestras opiniones y apreciaciones. En una palabra: TOME EN CONSIDERACIÓN VUESTRA ESENCIA Y NO VUESTRAS CIRCUNSTANCIAS. Y si alguien me replica que la condición sexual forma parte de la esencia personal, yo le diré que bien, vale, pero en tanto no me atañe en una relación personal, la considero una circunstancia más de la persona ¿OK?

RESUMIENDO, que ya me estoy alargando demasiado: si alguien tiene interés en mantener relaciones sexuales conmigo, entonces me interesará su inclinación sexual; si por el contrario pretende que tengamos una relación de amistad, compañerismo, o puro y casual conocimento, repito, ME TRAE AL PAIRO EL HECHO DE QUE PREFIERA LA CARNE O EL PESCADO (O QUE SEA VEGETARIANO, JEJEJEJE)

Con todo cariño para todos los maravillosos seres humanos que hay por ahí, sea cual sea su condición sexual, que repito, me importa un bledo......

BdS



BdS

 0   0  amaranta7 - [14/10/2007 17:45:55] - ip registrada
5) ADMIRADA
amaranta7
admirada estoy, llevabas razón, sí, amigo mío, llevabas razón.

Buscaremos respuesta en otros lares.

BdS
 0   0  amaranta7 - [14/10/2007 17:16:22] - ip registrada
4) La libertad...
iris60

La libertad es un derecho del ser humano, sin considerar su raza, su religiòn, su condiciòn socio-econòmica, ni sus inclinaciones sexuales...
Cuando aprendamos a vivir libres, respetaremos la libertad de los demàs.

Un saludo,
Iris.
 0   0  iris60 - [12/10/2007 10:35:11] - ip registrada
3) hola...
coraz0n

Salir del armario? Yo diría más bien: entrar, en las mentes de algunos obtusos.
Quién lo construyó? La Iglesia con su moral.
Es necesario salir de él? Si, porque la opción sexual es libre o debería de serlo.
Quién lo impide? La Iglesia por supuesto y las mentes involucionadas que no miran
mas que el espectáculo y no los sentimientos de aquellos que se han tenido que esconder años,
porque si no, los mataban, eso, en el mejor de los casos, en el peor, los violaban.
Qué pasa si no salen, mejor, entran en las mentes obtusas? Pues que no podrán disfrutar
de una libertad que algunos quieren administrar con su moral.
A quién afecta? A un colectivo que exige ser tratado como ser humano y no, como mero maricón.

la cultura española es una cultura machista,
la mujer y los homosexuales somos las victimas de esa cultura,
meter a todos los homosexuales en el mismo saco de la frivolidad, es como decir,
que todos los hombres son maltratadotes, la elección sexual igual que la religiosa debería,
no sólo ser libre debería, ser natural, han pasado mas de treinta años de aquellos
años dictatoriales pero a veces, escuchando discursos rancios parece que no me he movido de los años 60.
CONTROLAR, ese es el fin de algunos que nos quieren gobernar y nos controla con religión
donde todo está prohibido.
Educación para la ciudadanía, asignatura que temen los inteligentes que no quieren que pensemos
y los ignorantes que no saben pensar por si mismo.
Temer que a nuestros hijos se les hable de distintas culturas distintos pensamientos
distintos gustos hasta para amar, a algunos, les parece adoctrinamiento,
enseñar a nuestros hijos que hay un señor en el cielo que es buenísimo pero coarta
nuestra libertad para pensar, es un absurdo.

Cuando dejemos de cuestionarnos seremos un poco mas felices...
Buen artículo

 0   3  coraz0n - [11/10/2007 22:21:13] - ip registrada
2) Dichoso armario
torrebrun0
¡Vaya! Como no hay cosas más importantes que hacer, ya tenemos día para salir del armario. Si estás a la moda, maricón o bollera reprimido, ya sabes, da un paso hacia delante porque es lo que se lleva. Pero hazlo el día que te indiquemos, si no es así, pecarás... No te cortes, porque entonces serás un facha reprimido.

La libertad de ser uno mismo, en este ámbito, como en todos los demás, deja de existir o se recorta. De hecho, se juega con la ambigüedad en primera persona mientras terceras personas intentan adivinar las inclinaciones sexuales de cada cual en los medios de comunicación, jaleados por un público que se desgasta las manos aplaudiendo cuando le obliga un regidor (o regidora, jejeje), pero que asienten bobaliconamente sin levantar sus traseros homos y héteros y bis y zoos y necros de sus asientos.

El armario lo creó algún sajón nieto o bisnieto o incluso tataranieto de colonizadores de los Estados Unidos, y ya se sabe que lo que es bueno en Estados Unidos, se hace bueno en todo el mundo, igual que se sabe que no se es políticamente correcto si no se está en contra de los Estados Unidos, aunque tu ropa, tu gorra, tus gestos, tu comida, tus series de televisión y por extensión tu manera de vivir sea tan yanqui como la de Spretney Wrauwras (pronúnciese como el anuncio del cowboy de Fritos). Y como se inventan palabras al uso, neologismos, anglicismos como homofobia (odio o rabia a los hombres, si utilizamos la etimología griega, u odio o rabia a los maricones, si utilizamos el neologismo sajón). Es paradógico que en ciertos lugares de Estados Unidos esté prohibida la sodomía.

Las primeras noticias de este tipo de términos me las ha bombardeado un maricón vasco insoportable que se llama Boris Lizaguirren o algo así (uno que es muy conocido) y que se expresa con acento venezolano... bueno, o es sudamericano, no sé, pero tiene un apellido vasco. Creo que este ser zafio ha dejado en muy mal lugar a los maricones, al menos ante mis ojos y los de mucha más gente. Reivindica el histerismo, la pataleta, la obscenidad (no me gusta, no significa que esté bien o mal, no me gusta), y atonta al personal haciéndose un hueco que faltaba por llenar en la telebasura desde lo que la gente ignorante le cree o valora como intelectual (sí, así es) por escribir libros y entrar en el círculo de famoseo baboso. Eso sí, gracias a él ya sé a qué le llaman homofobia o salir del armario, ¿misión cumplida?, además de lo que los programas de zapping, antes de eliminarlos de mi dieta me mostraban sobre la dilatación del ano, o los micropenes. Estoy seguro de que estas cosas le pueden resultar a alguien curiosas, interesantes y hasta atractivas, pero como ésta es mi opinión personal, diré que lejos de gustarme, me asquean por su explicitud. He tenido que ser, asimismo, espectador de hipocresías tan grandes como “correctas”. Gente que llega a programas y les da un beso en los labios a los maricones, sólo para quedar bien. Para ser correctos. Hay que joderse.

Me llama la atención la cuota de poder que están alcanzando los maricones. Es decir, lo que realmente me llama la atención es que el hecho de ser maricones les abra las puertas. ¿Qué es un programa de televisión sin maricones? ¿Qué es una serie televisiva sin tortilleras? ¿Por qué ahora uno de los personajes ha de ser maricón? Sí, por moda. ¡Qué miedo dan algunas modas! Me recuerda al negro que viajaba al espacio en una misión en las películas yanquis, para tener la representación negra. Ahora, desde que la primera minoría en Estados Unidos es la hispana, ya es Vasques el que va a la Luna.

¿Y qué pasa con los maricones que no salen del armario? Ésos se encuentran con que tienen las puertas del “éxito” cerradas. Como no tienen por costumbre toquetearse el pelo, mover las muñecas o hablar como chicas, como están encerrados en el armario, no pueden disponer de las ventajas de ser maricón. ¿Entonces lo que se potencia qué es? ¿la cabalgata gay? ¿el día gay? ¿salir del armario?

Todo esto ha venido acompañado de arrobas y “médicos y médicas” y alianzas contra los “heteros”, como exclusión por parte de los otrora excluidos.

En tu discurso veo que ¡cómo no!, atacas a la iglesia católica. Es sabido en este foro que yo no me considero amigo de la Iglesia ni de nada que tenga que ver con la religión, pero joder, es lo de siempre. Los que realmente están asesinando a los homosexuales o maricones o gays o lo que os queráis llamar cuando huís del término “persona” sin más, son los de religiones como la islámica, en países como Irán donde su presidente dice que no existen esta clase de personas, ya que pertenecen al infiel mundo occidental, y donde para reafirmarse en la ausencia de estas personas, dicta sentencias de muerte. Y en otras religiones y creencias. Sí es cierto que en tiempos no muy lejanos fuisteis vapuleados por todos los ámbitos de la sociedad, incluida la iglesia católica, muchos de cuyos miembros (no lo olvides) eran tan gays como lo puedes ser tú. Pero hoy en día creo que no tiene sentido seguir con ese discurso de rencores que ya no os afectan, sino que han sido el azote de otras generaciones pretéritas. Porque hoy en día lo que afecta a la comunidad gay o como la quieras llamar, se encuentra en otras religiones que no mentas. No obstante, sí estoy de acuerdo en que hipócritamente se ha ido forzando hacia la discriminación de los maricones por parte de ciertas jerarquías de distintos ámbitos.

Pero también veo en tu discurso una impotencia clamorosa y un grito a la libertad individual que admiro. En realidad, me gusta mucho tu manera de exponerlo. En primera persona, analizándolo y sopesando. Sin utilizar las carrozas, los madelmanes y la bandera arco-iris. Simplemente utilizando tu razón.

Hemos llegado a un extremo donde lo importante de un partido político ¡¡es el sexo de sus votantes!!... ¡¡¡con lo que se ha tardado en conseguir el voto de la mujer y resulta que ahora se busca un voto de calidad!! Paradojas de la vida.

Opino que un maricón no es maricón, es persona ante todo. Pero eso lo opino como obviedad. No le doy importancia, como muchos maricones, al hecho de ser maricón. Igual que si mi amigo Uxío es bombero. Para mí es Uxío, y una de sus características es que trabaja de bombero. Pero cuando estoy con él lo trato de Uxío, no lo trato de bombero. Basar la idea de una persona en su sexo me parece totalmente anormal. Sin embargo, es habitual. Y parte, últimamente más que nunca, de vosotros mismos.

También está de moda decir: “yo tengo amigos homosexuales”, como si diciendo eso quedases de puta madre. Es otro trámite que hay que cumplir para ser políticamente correcto. La verdad, yo no tengo ningún amigo maricón, al menos que yo sepa. He sospechado siempre de uno, y no ha habido cambio de actitud hacia él. Me gustaría que si le sirve de algo, de desahogo o lo que sea el hecho de decírmelo, me lo dijese, pero sólo si quiere, jamás se me ocurriría preguntárselo, pues es su opción. Sólo sé que si se quiere librar de algo que le atenaza respecto a mí y a sus otros amigos, que lo haga, joder, si no ¿dónde estaría la amistad? ¿Y todo esto por qué? Porque soy una persona y le valoro como persona. Luego, si le gusta más una polla que un chocho, me trae sin cuidado. A muchas conocidas mías (a la mayoría), también. Y te aseguro que eso no me importa lo más mínimo, porque lo que valoraré es si para mí es o no es una persona interesante en el aspecto personal. He ido a tiendas donde me han atendido maricones. Mi actitud hacia ellos ha sido siempre educada, ¿por qué va a ser diferente? Ser maricón no es un título, y opino que ni debería ser una tara, ni debería ser un regalo. Tan solo una característica, como tener los ojos azules.

También niego lo que la mayoría afirma. Eso de que todos los hombres tenemos una parte femenina. Yo no me la encuentro por ningún lado. Y si se puede referir a la sensibilidad, entonces estaría en desacuerdo en que dicho atributo sea exclusivamente femenino. Qué manías hay de catalogar, la hostia.

Y si voy a Sitges o a San Francisco, no es porque sea maricón, no. Quizá me interesan esos sitios desde un punto de vista meramente turístico.

Ah, por cierto, si a alguien le ha molestado que llame maricones o bolleras a los homosexuales, me he tomado la libertad de hacerlo, desde mi “heterosexualidad”, pues por lo que veo por ahí y lo que me venden por la tele es maricones llamándose maricones y mariconas entre ellos. ¿Qué pasa, yo no lo puedo hacer? Ha sido sólo por eso, yo también reivindico mi derecho a expresarme como me da la gana. Y no quiero que los maricones tengan más derechos que yo. Para mí son personas. Igual que yo.

Por último, decirte, wellba, que no sé qué impresiones habrás extraido de mi parrafada, pero realmente me ha gustado tu manera de exponer el texto que has enviado. Desde mi punto de vista, tiene gran valor.

Un saludo a todos.
 0   0  torrebrun0 - [11/10/2007 12:18:06] - ip registrada
1) Hola
manuelo33
La verdad a mí me da igual, que cada cual haga lo que quiera con su vida y elija salir o entrar u ocultar o clamar al cielo su condición sexual.
Lo importante es vivir y dejar vivir.
Y recordad que tu libertad termina donde el empieza la libertad de los demás,
Nadie tiene que cambiar a nadie y que cada cual elija su vida.
 0   0  manuelo33 - [11/10/2007 01:05:03] - ip registrada
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar