El navegador que utiliza no soporta el javascriptExt1 - Google Tag Manager

Síguenos en

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterSíguenos en Google+

Un caballero singular

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame
-1-

Una landa a orillas de un río.
Más allá en la copa de un tilo plateado
se ha posado un mugiente urogallo.
La primavera avanza verdeándolo todo,
floreciente y persuasiva como el espíritu
de adalides y caballeros hazañosos
que no rehuyen obstáculos ni combates;
y participando en cualesquiera lances
van ensanchando el horizonte de sus gestas.
El caballero Folguer, montando su Trono,
se prepara para comenzar la lid,
que esta vez lo enfrenta
al caballero de la Flor Violeta,
montado en su brioso Atres.
Distan entre sí unos cien metros,
en una tierra donde crecen maleza, brezales
y, a orillas del río, rectos juncos.
Ya preparados en sus cabalgaduras,
las recias lanzas afirmadas en los borrenes
y embrazados los relumbrantes escudos,
se oye el tercer mugido del urogallo.
Entonces colocan las lanzas en sus ristres,
espolean los ágiles caballos
y arremeten cual airados huracanes,
dejando honorables estelas tras de sí.
Los yelmos fulgen extrañamente,
justo en el instante en que las lanzas
se astillan en los sólidos escudos.
Acto seguido, desenvainan las espadas
-son espadas que destellan misteriosamente-,
y aguijonean los briosos caballos.
Folguer da un espadazo al azulado escudo
que sujeta el caballero de la Flor Violeta,
el cual cae del caballo aparatosamente.
Desmonta Folguer y combaten a pie,
entre la maleza de la inopinada landa.
Refulgen las brillantes espadas al sol,
discurre tranquilo y sereno el río,
y una mariposa veredeazulina tercia en el combate,
abriendo sus amplias alas tutelares,
y esquivando la fría dureza del hierro.

-2-

El caballero de la Flor Violeta
está tumbado en el suelo,
aterido y mortalmente herido.
En un gesto de noble caballería,
hace entrega del pañuelo de su dama,
la bella del Manantial Eterno.
Folguer lo recoje justo en el instante
en que expira el último aliento de su contricante.
Un valiente ha muerto en combate,
un heroico caballero que no quiso, o no supo,
ponerse al lado de la causa justa.
¡Descanse en paz!

Juan-José Reyes Ríos

Extracto de mi poema épico "Un caballero singular".
Fuente: Un caballero singular
Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 1 sobre 10)
Autor: homero52
19/01/2013
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar