El navegador que utiliza no soporta el javascriptExt1 - Google Tag Manager

Síguenos en

Siguenos en FacebookSiguenos en TwitterSíguenos en Google+

En la Hipnoblepsia

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame
EN LA HIPNOBLEPSIA:
__Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

La noche llegaba suavemente todos los días acariciando
el sillón y el cristal pintado en la ventana, en la paciencia
de una flor congelada bajo la puerta; afuera, el viento
agitaba el polvo arenoso y hacía ruidos con las ramas,
y alambres por los techos esa primavera de vivo verde...

Él bebía su libertad tras una mirada trágica y serena qué
parece movida por hilos qué alguna divinidad invisible, y
tal vez insensible se entretiene en situar en la más incom-
prensible realidad con su acerbo amargor y melodía baladí.
El visitante hace un gesto con el brazo extendido, y la mano
péndula reteniendo la impaciencia de colores, y sonidos del
dueño del sueño, de cama y cobija en tanto dice. El final es
lento y progresivamente sorprendente, y las imágenes tenues
de nítidos recuerdos, emotivos ciertamente, difíciles de entender
en el polvo infalible acumulado por los años, dónde se degranan
los crepúsculos bajo la frente espaciosa entre los labios rígidos
de las palabras yertas...

Se había cansado, y lo había abandonado, eso era todo.
Aparentemente alrededor de cuarenta años a lo largo de arbustos
sintéticos, y en el sigilo del astrobús molecular helicoidal de alta
velocidad, carcana a los diez años luz por hora terrestre...
Deseando a veces jardines cubiertos de plateadas fantasías
de rosales dorados entre las brumas brillantes, y vivir en el agua
de los proyectos logrados, fabricando acrílicas burbujas de armonía...

Y pensaba en aquéllos qué no son dueños de sus cuerpos ni siquiera
un porcentaje razonable de su mente mientras qué de amplias libertades
gozo yo, en el silencio profundo se escuchaba... ¡Sí, claro, y frecuente!
Al dejar atrás las obstrucciones de la razón lógica y dónde la meta verdadera es
carecer de ella...
Dejar libre la mente creativa en manos de la fantasía, y
confiar en qué seguirá su propia naturaleza en la vertiente expresiva.
Como la cigüeña qué toma un campanario llevando un cirio en el pico con
el mar en sus alas y las nieves cálidas en las alturas escribiendo sobre los cielos
con las estrellas submarinas...

Así continuaba el monólogo deslizándose por los breves espacios neosinápticos
y se codificaba sin rozarse cualitativamente con el juicio autocrítico, y de no
intervenir los procesos en la cercanía, dónde sus rasgos propiciarían una
asociación distorsionada o un comentario artificial aleatorio.

En el espejo él observó su asombro. A veces herramienta indispensable
para reducir el estrés mediante una respuesta emocional como la risa de
expectativas, relaciones y todo aquéllo qué puede hacernos sentir en parte
satisfechos y comprometidos... Tal vez con la capacidad de motivarse y guiarse
uno mismo. En los ambientes dónde la violencia asusta y la tecnología aisla...

En éste episodio toda la realidad estaba a la defensiva, inclinó un poco
la imaginación bajo un rostro ligeramente arrugado, y vistió su lenguaje
para disipar ese temor con palabras...

Así, con el aliento suspendido, y con un prolongado latido intrigante
encontró el cadáver de su propio ser en la octava dimensión, en la mente
sintetizadora qué permite elegir piezas desconectadas de información,
darle sentido a las nuevas capacidades cómo en los cerebros cuánticos
en la indeterminación de los fenómenos de propagación de la luz
espiritual de la historia digerida, tan demasiado bien qué al alma pule.

___Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ



Fuente: En la Hipnoblepsia
Vota:
Resultado:
(6 votos: promedio 8.5 sobre 10)
Autor: JOEL FORTUNATO
11/04/2013
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar