El navegador que utiliza no soporta el javascript

Rencor, la mayor de las fuerzas

ver las estadisticas del contenidorecomendar  contenido a un amigo
compartir en facebookcompartir en twittercompartir en tuenticompartir en tumblrcompartir en meneame

Se oían los gritos desde el desván. Yo me ocultaba entre los colchones apelmazados roídos por los ratones. Oí pisadas. Se acercaban lentamente con sigilo y esperaban mi presencia. No estaba allí. Mi alma no estaba allí. Sólo un cuerpo destrozado por los garrotazos de ese dictador de familias sin escrúpulos. El daño físico no sirvió de nada. No me hizo daño si así lo quiso, no me quejé. ¿Para qué? ¿Para darle el gusto de ver a su primogénita llorando como una criaja descarriada? No, para nada. Lo maté, lo maté a miradas y en sueños. Lo maté con el silencio, mi mejor arma.

ISonó el timbre. Eran las 8 de la mañana y yo me había quedado en la puerta como un perro a medianoche. La señorita Hurtado quería darme una lección, pero no lo consiguió. Volví a llegar tarde todos y cada uno de los días de la semana, hasta que se hartó y me dejaba entrar sin quedarle otra alternativa. En las clases solía imaginar… era el único verbo que podía llegar a entender. Pasaba los recreos sentada junto al árbol y pensando, creando una vida nueva, sin maldad, sin odio, sin rencor… sin hipócritas. Hipócritas como mi pandilla, vaya pandilla. Molestarse por no contarles mis problemas, ¡como si ellos me contaran los suyos! Sé que fue una simple excusa para librarse de mí, me odian, lo sé, los sentí reírse, a pocos pasos los puedo oír pensar de mí ¡qué cínicos! Creen fastidiarme con sus carcajadas tontas… la llevan clara.

Al salir de clase pasé por el quiosco de siempre, a comprar lo de siempre pero sin los de siempre. Mis amigos. Sentí impotencia al no saber qué hacer para resultar airosa de esta situación, debo darles una lección, que se den cuenta de lo que están perdiendo, ¿cuántas veces les habré ayudado? Cientas. Y ahora me la devuelven con la primera excusa de niño mimado que les viene en mente. Les pude localizar a pocos metros de mí, acercándose con pasos cortos esperando que al llegar al quiosco yo ya me hubiera marchado. No les di el gusto. Allí estuve. Sentada en un banco mirándoles con ojos de rabia. Fingían no verme pero sé que deseaban mi ausencia. Al irse ellos esperé cinco minutos y salí de allí por patas.

II

Querida Ana:

Creo que hablo en boca de todos. No intentes engañarnos, no te ocultes en tus fantasías. Solamente consigues la negación a la realidad. Tu realidad. Sabemos que tu padre te lastima, al igual que a tu madre y a tu hermano pequeño. ¿Por qué nos lo ocultas? ¿No te das cuenta que podríamos servirte de gran ayuda? No nos dejaste decírtelo a la cara. Te rebotaste demasiado, y preferiste negar y negar. ¡La vida no es así, tienes que enfrentarte a tus miedos! Hazlo por tu familia. Sabes que tu hermano es muy pequeño y tu madre está demasiado enamorada de tu padre como para poder denunciarlo. Tú eres la única persona que tiene la suficiente cabeza en este momento para enfrentarse a él. Haznos caso. Y por favor, no te alejes de nosotros, porque sólo queremos ayudarte.
Kiss! Yolanda & Company


Encontré esta carta al abrir mi mochila cuando llegué a mi cuarto. No puedo creer que haya pensado así de ellos, ¿como pude desconfiar sin saber? Que mala es la ignorancia.
Pero yo puedo con esto sola, agradezco su interés, pero sé que puedo sola contra él. Esto es un duelo entre él y yo. Solos nosotros dos. Él ha jodido mi vida, y yo joderé la suya. Algún día, no muy lejano.

Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página
Vota:
Resultado:
(5 votos: promedio 5 sobre 10)
Autor: Elísabeth Hernández
Enviado por Ely_hdez7 - 05/07/2007
ir arriba
COMENTARIOSañadir comentario
Regístrate en la web para poder comentar
o conéctate con Facebook
0 Caracteres escritos / Restan 1000
Aburrimiento Mmmmm... Me callo. Confundido Sorprendido Sonrisa Guiño Risa Fiesta! Diablo Beso Lengua Inocente Mier..! Enfermo Enojo Triste Llanto 
4) Durísimo relato...
Este comentario ha sido calificado negativamente por varios usuarios.
Para poder leerlo debes hacer clic aquí.
 0   5  coraz0n - [06/07/2007 21:23:22] - ip registrada
3) Durísimo relato...
Este comentario ha sido calificado negativamente por varios usuarios.
Para poder leerlo debes hacer clic aquí.
 0   5  coraz0n - [06/07/2007 21:21:55] - ip registrada
2) NO LO LLAMO
amaranta7
Yo rencor, sino más bien, y retrotrayéndonos al tema de ayer, ira y rabia; justas, cabales y totalmente legitimas.

Ahora a ver si alguien dice que esta chiquilla debería empezar el día con besos y abrazos.

Y que conste que veo la botella como está

Os quiero
BdS
 0   0  amaranta7 - [05/07/2007 15:07:02] - ip registrada
1) es triste...
AZALEA_1
pero ocurre en muchos hogares, es importante que nosotras evitemos llegar a estos extremos, porque los sufren con el maltrato intrafamiliar son nuestros hijos y éstos a su vez se convierten en agresores, por eso es importante romper este círculo y tomar una determinación radical.
Yo pienso que cuando una pareja llega a los golpes, ya se ha perdido totalmente el respeto y es mejor cortar por lo sano.
Saludos
 0   0  AZALEA_1 - [05/07/2007 06:10:51] - ip registrada
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

¿Cómo crear un Album Digital Hofmann?
Organiza las fotos de tus vacaciones, bodas y otros momentos especiales en un album Hoffman personalizado en sólo tres pasos:
- Descargar Hofmann gratis
- Pon el codigo registro hofmann 410767
- Crea el álbum en tu ordenador.
- Recíbelo en tu casa sin gastos de envío.

¡Ahora también calendarios personalizados

Ya disponible la versión de Hoffman para MacSíguenos en Facebook!

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar